Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cellnex sale a la caza de su presa

La empresa de infraestructuras de telecomunicaciones tiene capacidad de invertir 5.000 millones de euros para ganar tamaño y ser un actor europeo de referencia

Uno de los centros de Cellnex.
Uno de los centros de Cellnex.

"Esperando pacientemente”. Así titula Barclays un reciente informe sobre Cellnex Telecom, uno de los valores que más promete en Bolsa, si se atiende a las recomendaciones de los analistas. La mayoría aconseja comprar (16) o mantener (12) sus acciones frente a los cuatro que se quedan solos recomendando la venta. La compañía de infraestructuras de telecomunicaciones, anteriormente controlada por Abertis y que desde hace menos de un año está en manos de la familia Benetton [en julio dio entrada en el capital a los fondos soberanos de Abu Dabi y Singapur, Adia y GCI, respectivamente], afronta una etapa de crecimiento para la que se está cubriendo las espaldas. Nada más arrancar el año, ha lanzado una emisión de bonos por 200 millones de euros que Álvaro Jiménez, analista de Gesconsult, achaca a que quiere aprovechar unos tipos de interés bajos para abordar adquisiciones. “Emite porque sabe que algo está por llegar”, asegura.

Y esa es la paciente espera a la que se refiere Barclays. En 2018 la compañía de antenas de telefonía realizó algunas operaciones (Nearby Sensor y Xarxa Oberta de Catalunya) y firmó un acuerdo con Bouygues Telecom, pero estas respondieron a la otra pata de su crecimiento, a su apuesta por la tecnología 5G. En el mercado esperan más movimientos y de mayor calado para conseguir la expansión de sus torres, tal y como anunció la propia compañía. El consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez indica que tienen entre 1.500 y 1.700 millones de euros en tesorería disponibles para invertir. Y, como Adia y GCI se han comprometido con el crecimiento, su margen de inversión llegaría hasta 5.000 millones.

Sobre su mesa de despacho desfilan los expedientes de las empresas europeas a las que se cuelga el cartel de “se vende”. Como la francesa TDF, las torres de Telecom Italia o como podría ocurrir con la participada británica de Telefónica y Vodafone, CTIL. “Analizamos cualquier oportunidad que surge en Europa, principalmente en los países donde estamos presentes, pero también podríamos entrar en nuevos”, afirma Martínez. Reino Unido y en Holanda es donde pretende ganar más cuota de mercado. Aunque “las prioridades para el primer semestre son Francia y Reino Unido. De aquí al verano deberíamos cerrarlas”, indica el consejero delegado, a quien los efectos del Brexit no le causan temor.

“De cara al auge del consumo de datos y la tecnología 5G la infraestructura de telecomunicaciones va a ser esencial. Hasta ahora en Europa era muy ineficiente, pues no se compartían ni redes ni infraestructuras. Con el surgimiento de los operadores independientes, las grandes empresas tipo Telefónica o Vodafone están más dispuestas a compartir estas infraestructuras para reducir costes y Cellnex puede ser el claro vencedor de este nuevo entorno”, aprecia Jiménez.

Desde su salida a Bolsa, en mayor de 2015, la empresa ha crecido exponencialmente. De los 400 millones de euros que facturaba entonces ha pasado a los 900 millones con que cerrará 2018 (hasta septiembre ingresó 665 millones). El número de torres de telecomunicaciones ha evolucionado de 7.600 a 23.000 emplazamientos y de España ha escalado a Europa (está en Italia, Francia, Reino Unido, Holanda y Suiza). Además, su cotización se ha revalizado más del 70% desde la OPV. Eso sí, entre enero y septiembre perdió 26 millones de euros, “arrastrando el efecto de la provisión contable por la reestructuración de plantilla en Retevisión y Tradia”, justifica Renta 4 Banco en su último informe, donde destaca la elevada generación de caja de la empresa, que es uno de sus valores preferidos para 2019. “Después de invertir más de 3.000 millones de euros desde nuestro estreno en Bolsa, tenemos contratos firmados a futuro por valor de 16.000 millones, lo que equivale a 18 años de facturación. Y esto es probablemente lo que justifica la positiva evolución que estamos teniendo en el parqué”, dice Cellnex.

Pero a algunos analistas les preocupa el nivel de endeudamiento. Según Esther Gutiérrez, de Bankinter, “Cellnex tiene un nivel de deuda muy alto. Y aunque el negocio lo están gestionando muy bien, con un gran crecimiento, somos cautos. Nos preocupa que reporte pérdidas en un contexto de subida de los tipos de interés”. Bankinter es una de las cuatro casas bursátiles que aconseja vender sus acciones, pero “después de las últimas noticias de que sus accionistas piensan inyectar capital de cara al crecimiento, es probable que revisemos nuestra recomendación”, prevé Gutiérrez.

Nivel de deuda

La acción de Cellnex ha ganado un 8% en lo que va de año y a su dirección no le inquieta en absoluto el endeudamiento [tiene un vencimiento medio a 6,5 años y un tipo muy bajo, y para abordar compras importantes acudiríamos a una ampliación de capital a fin de mantener el rating, indica Tobías Martínez]. Según Álvaro Jiménez un ratio de deuda de 4,9 veces el resultado bruto de explotación (ebitda) es habitual en el sector.

Tobías Martínez: La prioridad del primer semestre es comprar en Francia o Reino Unido

Cellnex no solo está preparando su expansión. También quiere innovar de cara al despliegue de la tecnología 5G (previsto para 2022), y que precisa mayor densidad de infraestructura y mayor capilaridad con las antenas, a las que está dotando de fibra óptica para poder transportar la cantidad de datos que crece exponencialmente. Y también el tiempo que se tarda entre que se da la orden y esta se ejecuta, conocida como latencia, que tiene que ser inferior a un milisegundo. Aquí se enmarcan el acuerdo con Bouygues y las compras de Nearby y Alticom.

¿Los mayores riesgos? Que no consiga comprar activos y consolidar su posición en el mercado europeo este año o que tenga que pagar un sobreprecio por ello, indica el analista de Gesconsult. Aunque, según el consejero delegado de Cellnex su eficiencia en costes podría permitirles pagar un poco más que los fondos de inversión por las torres de telefonía. El cierre del ejercicio 2018, que se conocerá el próximo día 22, estará en línea con las previsiones de los analistas: subirán un 15% los ingresos y un 20% el ebitda, según la empresa. Y para 2019 los pronósticos siguen siendo de crecimiento. Ahora queda por ver qué activos compra para no decepcionar a los inversores.

Tarifas a revisión

Las pequeñas televisiones están en pie de guerra contra Cellnex. Según El Economista, algunas cadenas de televisión como Unidad Editorial, Dkiss, Real Madrid TV y 13 TV denuncian a la compañía por unas tarifas abusivas por transportar la señal de TDT, costes que les impiden competir con las grandes televisiones. Aunque Cellnex asegura que el mercado mayorista está sujeto a una regulación que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia está revisando, lo cierto es que esta noticia ha servido para que Barclays revise a la baja las perspectivas de la compañía. Al ser algo que “no ayuda y cuestiona la viabilidad del negocio a largo plazo”. En el peor de los casos, si las cuatro televisiones cesasen su actividad, el 5% del ebitda de 2019 podría verse afectado, pronostica.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >