Tobías Martínez / Consejero delegado de Cellnex

"Vienen años de crecimiento para la compañía"

Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex
Tobías Martínez, consejero delegado de CellnexMASSIMILIANO MINOCRI

Desde su salida a Bolsa hace apenas un año y medio, Cellnex ha sido capaz de ir quemando etapas con rapidez. La empresa de infraestructuras de telecomunicaciones se impuso entonces hacerse un hueco en el Ibex 35 y convertise en una compañía de alcance europeo. El primer hito lo logró en junio y no solo ha dado más liquidez a los títulos, sino que también les ha brindado más visibilidad, y el segundo va tomando forma a base de comprar carteras de torres de telefonía en Italia, Francia, Holanda o Reino Unido. Y no piensa quedarse ahí. “Vienen años de crecimiento para Cellnex”, afirma con rotundidad el consejero delegado de la filial de Abertis, Tobías Martínez.

La compañía, que cerró septiembre con un beneficio de 35 millones —el 84,2% más que el año anterior— sigue empeñada en crecer en el continente. “Nuestro proyecto es de alcance europeo”, dice Martínez. El objetivo es consolidarse en el mercado español e italiano, donde también ve oportunidades de crecer con la entrada de un cuarto operador, y despegar en el resto de estados. “No descartamos otros países”, asegura el consejero delegado. La compañía se va internacionalizando a golpe de compra, de modo que el exterior supone ahora el 58% de la infraestructura de la compañía y el 40% del resultado operativo.

A juicio de Cellnex, aún hay mucho recorrido. Según un informe de Barclays, en Estados Unidos el 82% de las torres de telefonía están en manos de empresas independientes, mientras que en Europa esa proporción apenas alcanza el 20%. “Los operadores anglosajones quieren fundamentalmente invertir su capital en el negocio y no inmovilizarlo en infraestructuras pasivas”, recuerda. “En Europa los operadores apenas pueden diferenciarse ya por la cobertura que ofrecen a sus usuarios. Un consumidor no tiene en cuenta si tiene un operador u otro por la cobertura, sino por la oferta comercial. Y si en la cobertura ya no hay ese valor añadido, ¿qué sentido tiene tener las torres en el balance de una compañía?”, se pregunta.

"El proyecto que desarrolla la empresa es de carácter europeo"

Las grandes corporaciones tienen que hacer frente a la mayor demanda de datos de sus usuarios. Y ello requiere invertir más, de modo que la externalización de la infraestructura es una de las vías para hacer caja. El socio especializado en telecomunicaciones de EY, Olivier Wolf, opina que esa tendencia que ya se aprecia en Europa se debe a “una combinación de razones”. “Algunas empresas aprovechan para hacer caja, pero las towercos [como se conocen a estas empresas] juegan un rol importante en la industria de las telecomunicaciones al permitir que las infraestructuras pasivas tengan un uso más eficiente”, asegura Wolf. “Las compañías hacen caja, pero para reinvertir en su negocio: aceleran el despliegue de fibra óptica o desarollan productos o servicios”, añade Martínez.

Nuevas carteras

Cellnex quiere aprovechar, precisamente, la oleada de operaciones que se están produciendo en Europa para hacer crecer su cartera. Martínez asegura que examinarán todas las opciones que salgan al mercado. “Todo lo que haya en Europa Occidental nos interesa”, afirma. Entre esos activos podrían estar los de Deutsche Telekom que, según informó Bloomberg, estudia desprenderse de cerca de 40.000 torres que tiene en Alemania, Polonia, Holanda y Austria y que están valoradas en 10.800 millones. “Si decide externalizar estas infraestructuras, lo estudiaremos con mucho interés”, afirma el consejero delegado de Cellnex.

"Las operadoras necesitan hacer caja para reinvertir en su negocio"

Según EY, en Europa hay alrededor de 300.000 torres. Y los procesos de externalización podrían aportar al menos 23.000 millones de euros a la economía europea en la próxima década. Según Martínez, se requiere más infraestructura, pero también racionalizar la existente, puesto que el hecho de que cada operador tenga sus torres ha creado duplicidades y triplicidades. “En líneas generales, entre el 20% y el 30% de la infraestructura está duplicada, por lo que potencialmente somos una fuente de eficiencia y reducción de costes en cada país”, afirma.

Pero además de las grandes torres, hay otro negocio más bien de cirugía en las ciudades. “Hará falta nueva infraestructura que no hay en las zonas urbanas. La tecnología de nueva generación requiere de más densificación de antenas y repetidores. No todas grandes, hablo de pequeñas antenas que pueden estar en los semáforos, el alumbrado o cubrir el túnel del metro, hoteles, estadios, estaciones, aeropuertos, garajes...”, enumera Martínez.

Para financiar ese crecimiento, Cellnex emitió el pasado mes de agosto una emisión de bonos por 750 millones de euros, la segunda que realizaba en el mercado de deuda. Pero además, Cellnex ha incrementado las líneas de crédito disponibles en 825 millones. Hasta el momento, la compañía ha dispuesto de 1.570 millones y tiene todavía 605 millones por usar, lo cual le permite hacer frente a nuevas operaciones. De momento, Martínez no quiere apelar al accionista. “No necesitamos ampliaciones de capital. Los accionistas apoyan el proyecto y están abiertos, pero también tenemos abierto el mercado de la deuda”, afirma.

El joven sector este año ha sufrido la agitada actividad de Telxius, la filial de infraestructuras de telecomunicaciones de Telefónica que tuvo que abortar su salida a Bolsa tras, según fuentes del mercado, al no hallar demanda al precio que buscaba. Para Cellnex, la presencia de ese nuevo actor es un cambio, puesto que pasaría de ser un cliente a un competidor. Martínez le quita hierro y recuerda que Cellnex tiene la ventaja de ser un “operador neutro”. “No es una mala noticia. Un nuevo actor dinamiza el mercado”, recuerda el consejero delegado.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50