Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CaixaBank quiere recortar su plantilla en 2.157 trabajadores por el cierre de oficinas

Madrid será la provincia más afectada por el recorte, con 477 afectados, mientras que ni en Barcelona ni Teruel se plantea excedente

ERE CaixaBank 2019
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar.

La dirección de CaixaBank ha transmitido este jueves a los sindicatos su intención de recortar en 2.157 trabajadores su plantilla en España, cerca del 7,3% de su plantilla total, en la segunda reunión que han mantenido para afrontar el recorte anunciado a principios de enero. La compañía plantea el tijeretazo para llevar a cabo la reestructuración de su red de oficinas —de las que se cerrarán 793 sucursales, el 18% de la red— y potenciar su modelo de banca digital, según consta en su plan de negocio para el periodo comprendido entre 2019 y 2021. De la plantilla considerada excedentaria, 1.913 trabajan actualmente en sucursales.

Fuentes del banco han señalado la voluntad de alcanzar un acuerdo con los sindicatos para que las bajas se realicen de forma voluntaria y evitar así la apertura de un expediente de regulación de empleos (ERE). En esta segunda reunión celebrada en Madrid con los sindicatos —cuyos representantes demandan que la negociación continúe sin presiones de plazos— se esperaba que se concretara la afectación del recorte y una explicación más pormenorizada de los efectos. El banco argumenta causas organizativas.

Pese a que Barcelona es la provincia donde se procederá al cierre de un mayor número de sucursales (192 de las 736 existentes) CaixaBank no prevé recortes de plantilla. Tampoco en Teruel. Son los únicos territorios que se libran del recorte.

Madrid, en cambio, será la más afectada: se prevén 387 salidas de oficinas y 90 de servicios internos, un total de 477 personas que deberán que dejar el banco. En esa provincia está prevista la clausura de 94 de sus 469 oficinas. Sevilla perderá 52 oficinas y Valencia, 40. 

Durante el encuentro mantenido la pasada semana, CaixaBank también planteó cambios en las condiciones laborales de la plantilla que continúe en la entidad (sobre todo para quienes trabajen en oficinas) y un plan de movilidad geográfica (considerada a partir de cambios que impliquen un traslado superior a los 25 kilómetros de distancia). "Han sumado tantos elementos a la negociación que se hace muy complicada resolverla", ha explicado Ricard Ruiz, secretario general de CC OO en CaixaBank.

CaixaBank pretende ampliar los horarios de todas sus oficinas. Entre septiembre y junio se abrirían entre las 8.00 y las 14.45 en lunes, miércoles y viernes, mientras que los martes y los jueves ese horario pasaría de 8.00 a 14.14 y de 16.15 a 18.45. El resto de meses las oficinas solo tendrían horario de mañana.

Las intenciones de CaixaBank pasan por extender su modelo de oficinas boutique en áreas urbanas, donde alcanzaría las 700 en los próximos tres años, y las dirigidas a empresas, que llegarían al centenar. Por otra parte, se reduciría el número de las oficinas hasta ahora más habituales. Ese es el origen del principal excedente de plantilla que cuantifica la entidad, que pretende ahondar también en un modelo de gestor remoto, a través de canales digitales. El número de sus gestores, según los planes trasladados a los sindicatos, pasaría de los actuales 900 a 2.000.

La reestructuración afectará a la plantilla del banco, que cuenta con un total de 29.508 trabajadores si no se tiene en cuenta el portugués BPI y otras filiales, que quedan fuera del ERE.

No es el primer ERE que plantea CaixaBank en los últimos años. En 2013 hizo un recorte de 2.600 trabajadores y en 2015 otro, de 700 trabajadores, en paralelo a los procesos de consolidación que ha llevado el conjunto del sector financiero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información