Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inversión pública en 2019: el tren se lleva la mayor parte, pero el AVE recibirá menos

El gasto en infraestructuras crece un 18,7% en los Presupuestos de 2019

En vídeo, declaraciones del ministro de Fomento, José Luis Ábalos. Vídeo: Europa Press

El Presupuesto de 2019 contempla destinar 10.029 millones a la inversión en infraestructuras. Más de la mitad de ese gasto, 5.041 millones, se destinará al ferrocarril, donde la alta velocidad decrece levemente en beneficio de los trenes de Cercanías y de la red convencional. Las carreteras, con 2.328 millones, serán el segundo mayor destino del gasto total, que se reparte mayoritariamente entre los Ministerios de Fomento y de Transición Ecológica.

“La inversión pública va a recuperar gran parte del terreno perdido”, ha señalado este lunes el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, durante una comparecencia para explicar los gastos en su departamento. Fomento justifica que el aumento previsto de la financiación busca “alargar el ciclo económico” y estima que ayudará a crear 285.000 empleos directos e indirectos. El desglose de las partidas previstas indica que el Estado invertirá directamente 2.794 millones. Los 7.236 restantes corresponderán a entes y empresas públicas.

Del dinero para ferrocarril, por ejemplo, 2.660 millones corresponden a ADIF Alta Velocidad, la compañía pública que administra la red de AVE. Es la única partida que desciende, ya que esa cantidad supone un 2% menos de lo presupuestado en 2018. El motivo es que el Ejecutivo ha decidido priorizar la inversión en los trenes de Cercanías y en otras líneas convencionales, que en la última década han recibido solo una quinta parte de la inversión que recibía el AVE pese a que mueven más viajeros. Así, ADIF recibirá 2.244 millones, un 160% más que el año pasado.

Buena parte de ese dinero, 1.090 millones, será para mejorar los servicios de Cercanías, que además recibirán 263 millones por parte de Renfe, la operadora pública. En total, Fomento estima que estos servicios se llevan un 155% más del gasto que en las cuentas anteriores, aunque no todo se cuenta como inversión en infraestructuras, porque buena parte se canaliza a través de las comunidades autónomas y se computa en otro capítulo. Las actuaciones más importantes se prevén en Madrid, Barcelona (donde gestiona la Generalitat bajo la marca Rodalies), Sevilla, Alicante y el Tren de la Costa, que enlaza esta última ciudad con Gandia (Valencia) por el litoral.

898 millones para mantener las carreteras

En cuanto al presupuesto para carreteras, los 2.328 millones previstos suponen un incremento del 14,1% respecto a 2018. 898 millones, un 32% más, se destinarán a obras de mantenimiento de las vías actuales. “Nos habíamos comprometido a mejorar la seguridad y eso pasa por la conservación”, explicó el titular de Fomento.

Ábalos aprovechado además su comparecencia en la sede ministerial para anunciar un Nuevo Programa de Inversiones en Carreteras, con un plazo para nuevas concesiones limitado a 10 años. Para ello se ha previsto una inversión extrapresupuestaria de 1.000 millones.

Lo que las cuentas sí recogen es una partida de 433 millones de euros para Seittsa (Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre). Esta es la empresa pública que gestiona las autopistas rescatadas, pero también se encarga, por ejemplo, de mejorar los accesos por carretera a las infraestructuras ferroviarias.

Tras el transporte terrestre, el marítimo se lleva la tercera partida en importancia. Puertos del Estado recibe 827 millones para mejorar infraestructuras y su conectividad por tren y carretera. Los aeropuertos, por contra, son con 689 millones de gasto previsto la única modalidad de transporte que sufre una bajada con respecto a a las cuentas anteriores.

Inversión pública en 2019: el tren se lleva la mayor parte, pero el AVE recibirá menos

El gasto en infraestructuras se completa con las partidas para inversiones hidrológicas (852 millones) y otras actuaciones costeras o medioambientales (134 millones) como obras para prevención de incendios forestales. Ambas dependen principalmente del Ministerio de Transición Ecológica.

Fomento contempla 200 millones más para políticas de vivienda

El proyecto de ley de Presupuestos de 2019 destina 679 millones para las políticas de Vivienda. Se trata un salto de casi 200 millones respecto a las cuentas anteriores, que contemplaban 481 millones. Pese al aumento del 41%, la cifra queda lejos de la que se registraba hace una década. En 2011 por ejemplo, en los últimos presupuestos del Gobierno de Zapatero, se contemplaban más de 1.200 millones de euros.

Sin embargo, buena parte de ese dinero se destinaba a la subsidiación de préstamos de pisos protegidos, que fue eliminada por el Gobierno de Rajoy. En las cuentas de 2019, esa partida contempla 80 millones, lo imprescindible para pagar a quienes ya tenían consolidada la ayuda antes de desaparecer en 2012.

Pero las prioridades en el Ministerio han cambiado. Se apuesta por la vivienda, como prueba que son las primeras cuentas en que aumenta esta partida en cinco años. Pero el alquiler y la rehabilitación son ahora las líneas maestras.

La mayor parte del dinero, 410 millones, se destina a actuaciones del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021. La segunda mayor partida, con 141 millones, irá a Sepes, la entidad pública del suelo. Este organismo debe promover en el próximo lustro la construcción de 20.000 pisos de alquiler asequible, una de las apuestas de Fomento contra la escalada de precios de la vivienda.

Las empresas estatales prevén ganar 2.958 millones

Las sociedades mercantiles y entidades públicas registrarán un resultado agregado positivo de 2.958 millones de euros, lo que supone una mejora del 3,14%. Las ganancias previstas están impulsadas por los beneficios estimados de Loterías y Apuestas del Estado (1.863 millones) y el grupo Enaire (1.402 millones). Al contrario, los Presupuestos prevén un resultado negativo de Adif-Alta Velocidad (242 millones), Adif (117 millones) y, sobre todo, Seittsa (480 millones), penalizada por la asunción de las autopistas quebradas.

El grupo SEPI, que agrupa a 15 empresas y participa de forma minoritaria en otras, multiplicará por ocho sus beneficios de 2018 hasta los 391 millones. Destacan los casos de Correos, que tras haber firmado con los sindicatos el acuerdo de contratación prevé cerrar con unas pérdidas de 7,4 millones frente a los 178 millones de este año; Navantia, que ya ha comenzado la construcción de la primera corbeta para Arabia Saudí; y Hunosa, cuyas pérdidas se reducen a seis millones tras la reestructuración que sufrirá con motivo del cierre del carbón.

La Corporación de RTVE, integrada también en la SEPI, recibirá en 2019 un total de 376 millones, lo que representa un aumento del 9,5%. Asimismo, al ente público Radio Televisión Española (en liquidación) se asignan 36 millones de euros, frente a los 41 millones del ejercicio anterior.

Las aportaciones presupuestarias totales a las sociedades estatales ascenderá a 7.692 millones, de los que Adif (1.993 millones) se lleva la mayor parte. Le sigue el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), con 1.240 millones, Renfe Viajeros (1.207 millones), Adif-Alta Velocidad (664 millones) y el grupo SEPI (399 millones). La inversión ascenderá a 9.055 millones, concentrándose en las empresas del área de infraestructuras. El endeudamiento previsto es de 62.851 millones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información