Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 25% de los hipotecados ha recibido ayuda familiar para pagar los gastos iniciales de la vivienda

La rentabilidad que ofrece la inversión en viviendas para ponerlas en alquiler se ha incrementado hasta el 7,4% en el tercer trimestre, según Idealista

Venta de viviendas en uan feria.
Venta de viviendas en uan feria.

Las entidades financieras venden cada vez más hipotecas. Tres de cada cuatro personas que ha adquirido una casa en el último año ha necesitado financiar la compra, un 6% más que un año antes, según el último informe de Fotocasa sobre el perfil del hipotecado español. La financiación hipotecaria gana peso, pero la falta de ahorros previos y el alza del precio de la vivienda en España aún estrangula muchas de las operaciones. La ayuda familiar es imprescindible para una parte de la población que quiere comprar una vivienda, sobre todo para los que no cuentan con unas decenas de miles de euros de ahorros.

El 64% de esos compradores hipotecados ha podido acceder a la compra solo mediante el crédito bancario, pero para un 11% ha sido imposible y ha necesitado financiación bancaria y, además, dinero de familiares. La ayuda familiar para la compra de vivienda ha ganado protagonismo en el último año para hacer frente a los gastos iniciales que supone comprar una casa. De hecho, un 25% de los compradores hipotecados ha recibido dinero de familiares para pagar la entrada, la tasación, notarios y registradores y los impuestos. De ellos, el 12% solo recibió dinero del entorno cercano, frente al 7% del pasado año. El otro 13% necesitó ambos apoyos: ayuda familiar y financiación del banco.

Hay que tener en cuenta que los gastos iniciales son cuantiosos. Hay que aportar la diferencia entre el valor total (100%) de compraventa de la vivienda y el préstamo (que suele ser del 80%), es decir, cubrir un 20% del valor de la vivienda con los ahorros del comprador. A eso hay que sumarle todos los gastos asociados a la compra, que pueden alcanzar hasta el 10% del valor del inmueble. Esto es, hay que disopner del 30% del precio de la casa. 

También han recurrido al núcleo familiar los que no se hipotecaron. Un 25% de los compradores que ha adquirido vivienda en el último año no ha precisado de una hipoteca. De estos, un 14% fue porque tenía suficiente dinero ahorrado como para comprar su vivienda al contado, un 6% ha podido comprar gracias a la ayuda familiar y un 5% asegura que ha financiado la compra de su vivienda vendiendo su antigua casa.

Los que sí se han endeudado con el banco lo han hecho por el 70% del total del valor del inmueble y por un plazo medio de 24 años. Prueba del mayor peso de la financiación hipotecaria es que el 47% de los compradores hipotecados (en 2017 era el 40%) financia entre el 75% y el 99% del precio total de la vivienda. Los que financian menos del 25% han pasado de ser el 9% a suponer solo el 5%. Es decir, una parte pequeña del precio final de la vivienda y muchos, cada vez más, los que financian un porcentaje alto. “Los datos muestran cómo ha aumentado en el último año el porcentaje de compradores particulares que necesita financiación hipotecaria para acceder a una vivienda. Este incremento se basa en la mayor disposición de las entidades bancarias por conceder crédito, pero también en el encarecimiento del precio de la vivienda, que está creciendo a un ritmo muy superior al poder adquisitivo de los españoles”, explica Beatriz Toribio, directora de Estudios de Fotocasa. Tanto que en la ciudad de Madrid, por ejemplo, el precio medio creció un 10,5% en un año, al situarse en junio en 3.417 euros por metro cuadrado, según Sociedad de Tasación.

Inversión rentable

El 88% de los propietarios ha comprado como vivienda habitual, el 8% como segunda residencia y un 3% como inversión, la mayoría pagando al contado. Estas compras buscan beneficiarse de las jugosas rentabilidades que sigue ofreciendo el ladrillo. La rentabilidad que ofrece la inversión en viviendas para ponerlas en alquiler se ha incrementado hasta el 7,4% desde el 7,1% de hace un año. Aún así, y debido al retroceso vivido por los alquileres durante el tercer trimestre, la tasa de rentabilidad se ha reducido en los últimos tres meses, ya que antes del verano estaba situada en el 7,8%, según Idealista.

El local comercial se mantiene como la inversión inmobiliaria más rentable. Comprar un local en España para alquilarlo ofrece una rentabilidad bruta del 9,3%. Las oficinas ofrecen un rendimiento del 8,4% y en el caso de los garajes la rentabilidad se ha situado en el 5,1%. la inversión inmobiliaria en España, en cualquiera de los inmuebles, sigue ofreciendo unas tasas de rentabilidad que triplican, en el peor de los casos las de los Bonos del Estado a 10 años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >