Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España no convence a los expatriados: baja al puesto 14 de mejores países para vivir

Singapur es elegido por cuarto año consecutivo como el mejor lugar si eres trabajador desplazado, según una encuesta de HSBC

Edificios en Marina Bay, Singapur.
Edificios en Marina Bay, Singapur.

Mayores ingresos, mejor educación y amplias oportunidades laborales. Esta es la valoración que los expatriados hacen de Singapur, elegido por cuarto año consecutivo por este colectivo como el mejor país para vivir, de acuerdo con la XI encuesta de HSBC Expat Explorer. Su sueldo medio en la ciudad-Estado supera los 140.000 euros y suele ser un 30% superior respecto al que percibían en su lugar de origen.

España, en cambio, se sitúa en el lugar 14 en la lista de los 31 países analizados, una caída de tres posiciones con respecto a 2017. Su rendimiento es además muy desigual en función de la categoría considerada: está casi al final de la clasificación, en el lugar 27, en cuanto a condiciones económicas, pero salta al segundo lugar si solo se toma en cuenta la calidad de vida, según la opinión de los más de 22.000 entrevistados para el estudio.

Los expatriados encuestados por la entidad británica son profesionales extranjeros procedentes de 163 países que, independientemente de su actividad, están desplazados de su país para trabajar. Para catalogar sus opiniones, HSBC ha analizado 27 variables agrupadas en tres grandes categorías: economía, experiencia y familia.

La primera se refiere a indicadores como los salarios o la posibilidad de emprender. En esta categoría Suiza sale como la mejor parada, por delante de Alemania y Singapur. Aquí el sueldo medio de los expatriados supera los 200.000 dólares anuales, el doble que la media global. Pese al elevado coste de la vida, solo el 9% de este colectivo está preocupado por sus finanzas, y el 89% lleva cinco o más años residiendo en el país helvético.

España no convence a los expatriados: baja al puesto 14 de mejores países para vivir

El segundo indicador hace hincapié en la calidad de vida y en variables como los servicios sanitarios o la amigabilidad de la gente. Y es aquí donde España logra el segundo puesto, precedida por Nueva Zelanda y seguida por Taiwán. Ocho de cada 10 expatriados aseguran que la calidad de vida aquí supera la de su país de origen y, entre los que tienen hijos, seis de cada 10 afirman que España brinda mejores condiciones de salud y bienestar.

En cuanto a la última categoría, enfocada a la educación de los niños y a su integración en el país de acogida, España ocupa la cuarta posición, solo por detrás de Suecia, Nueva Zelanda y Francia. Si más de la mitad de los expatriados con niños que vive en España asegura que la mudanza al país los ha unido más, es muy difícil competir con la legislación de Suecia, el único país escandinavo que aparece en la lista: 480 días de permiso por el nacimiento de un hijo y hasta 120 para cuidarlos cuando se ponen enfermos, detalla la encuesta. 

El clima y la calidad de vida de España seducen a los extranjeros 

La calidad de vida y el clima son las dos variables más señaladas por los expatriados que se han mudado a España. La mayoría de ellos procede de Reino Unido, y muchos ya están jubilados. Del total de expatriados, menos de un quinto tiene un trabajo a tiempo completo y solo un 14% tiene hijos. Si se desglosan las variables una por una, España cosecha sin embargo muy malos resultados en cuanto a condiciones económicas, sobre todo en términos de ingresos y posibilidades de ahorro: en ambos casos se sitúa en la última posición de la lista. También cojea en cuanto a emprendimiento, oportunidades de ascenso laboral y seguridad en trabajo. En estos caso ocupa el penúltimo peldaño. Los expatriados que trabajan aquí ganan menos que la media del colectivo y solo el 13% de ellos percibe España como un destino con mejores salarios que su país de origen.

La otra cara de la moneda lo confirma: los españoles que emigran suelen ser profesionales cualificados que buscan avanzar en su carrera y que priman la seguridad laboral y la estabilidad económica. Más del 70% de ellos mantiene que su país de acogida ofrece mejores perspectivas profesionales que España y que sus salarios son más elevados. 

Japón y Filipinas, los países que más bajan en la lista

En la clasificación general, Nueva Zelanda y Alemania se confirman un año más en segunda y tercera posición, respectivamente, la primera premiada por su elevada calidad de vida y la segunda por su cultura del trabajo basada en la conciliación También Brasil vuelve a repetir, pero en el otro extremo, como el país peor valorado por los expatriados entre los analizados por HSBC. La situación política o la confianza en el sistema económico son algunos de los indicadores donde consigue los peores resultados. Japón y Filipinas, por otro lado, son los países que más caen en la clasificación en comparación con la anterior edición del estudio.

Japón, que se sitúa justo por encima de Brasil en el lugar número 30, cayó ocho posiciones en comparación con el año pasado. La posibilidad de emprendimiento o la integración son algunas de las variables que más castigan el país. También Filipinas sufre un descenso importante, del lugar 17 al 28, mientras Irlanda sube 10 peldaños, hasta el número 18, empujada por la buena calidad de vida familiar y la educación. Estados Unidos mejora su posición en la lista, de la 23 a la 20, al igual que Reino Unido, destino de expatriados jóvenes y cualificados, que escala cinco escalones hasta el lugar 22. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información