Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Finanzas para viajeros

¿Viajas el próximo puente? Pon a punto tu tarjeta

Llevar dos tarjetas, una de crédito y otra de débito, es una opción aconsejable en esos casos

Viajar es una de las respuestas más frecuentes cuando se le pregunta a alguien en qué le gusta ocupar su tiempo libre. A pesar de que suele implicar un gasto añadido, muchos son los que ahorran y destinan parte de sus ingresos a realizar algún viaje durante las vacaciones de verano, en los puentes que hay a lo largo del año o algún fin de semana. Según los datos del INE, durante el segundo trimestre del año los españoles viajaron un 1% más que en el mismo periodo del año anterior. Una visita a algún lugar de España ha sido el destino en el 91,2% de los casos, mientras que el 8,8% eligió el extranjero.

Viajar fuera del país en el que vives suele requerir más planificación, a veces toparse con un idioma diferente o conocer el modo más adecuado para realizar los pagos necesarios, sin que se incremente el coste del viaje. Hay muchas variables que influyen en este último punto, y una de las principales es si la moneda en curso en el destino será la misma o diferente. Es habitual, práctico y cómodo utilizar una tarjeta para cubrir estas necesidades. Ver cuál es la más adecuada pasa por comprobar ciertas características.

Elige el tipo de tarjeta: las tarjetas pueden ser de crédito o de débito, y en función de las necesidades se elige una u otra. Una tarjeta de débito permite operar con el dinero que hay en la cuenta a la que está vinculada. Una tarjeta de crédito, además de operar con el dinero que hay en la cuenta, permite, si así se especifica, pagar un gasto y satisfacerlo posteriormente de una vez o de forma fraccionada. Lo recomendable es utilizar el dinero a crédito solo si es necesario por algún imprevisto, ya que el pago de intereses que conlleva el uso de la tarjeta de crédito incrementará el gasto del viaje.

Una buena opción también es llevar dos tarjetas para los viajes al extranjero, así el viajero estará cubierto en caso de que una de ellas falle. En estos casos puede ser una buena combinación llevar una tarjeta de débito y otra de crédito, siempre atendiendo a las comisiones que suponga.

Activarla para usarla en otros países: uno de los mecanismos de seguridad que tienen muchas de las tarjetas en circulación es la posibilidad de activar y desactivar su uso fuera del país. Si bien es cierto que resulta muy útil para minimizar riesgos de robo o duplicado de tarjeta, puede ser un engorro si no se activa a tiempo. Esta acción se realiza en muchos casos desde la aplicación de banca del móvil, así que será cuestión de minutos. Si viaja a un país extranjero entérese de si se puede utilizar la aplicación de su banco con normalidad.

Conoce el coste por sacar dinero en un cajero: la retirada de efectivo en un país extranjero supondrá un incremento de los gastos del viaje, dependiendo de la tarjeta que se utilice. Si ya tiene una tarjeta de uso habitual entérese de cuáles son las condiciones si quiere sacar dinero en un cajero y valore la posibilidad de buscar una que le permita hacerlo de forma gratuita. La tarjeta inteligente de Evo, por ejemplo, le permite retiradas gratuitas ilimitadas en todo el mundo. Banco Mediolanum también deja efectuar hasta 52 retiradas de efectivo al año sin coste, pero sin incluir las tasas de recargo que puedan aplicar las entidades propietarias del cajero.

Conoce el coste del cambio de divisa: la unificación de la moneda en la zona euro hace que sea más sencillo viajar por los países que la componen, ya que el viajero se despreocupa de calcular los precios para conocer el valor de lo que compra. Por otro lado, también se despreocupa de pagar el coste del cambio de divisa.

Conoce las vías para cancelar la tarjeta en caso de robo o extravío: cancelar una tarjeta puede hacerse de varios modos, el más rápido seguramente será a través de la aplicación a la que va vinculada. Las aplicaciones de banca suelen tener esta función. También tiene la de apagado y encendido que puede resultar útil para los momentos en los que no vamos a usarla. Otra vía para cancelar una tarjeta es hacerlo a través de una llamada a su banco, que suele tener un teléfono para estos casos. Antes de salir de viaje asegúrese de que tiene el número de teléfono localizado.

Tarjeta virtual: el pago con tarjeta virtual se realiza con el teléfono móvil y sin necesidad de tener la tarjeta física. Esta opción puede ser la más cómoda, ya que solo se necesita el teléfono móvil.

Operaciones que puedo realizar desde la app: las aplicaciones de banca se usan muy a menudo para realizar transacciones que nos facilitan el día a día, también en vacaciones. Si el destino elegido es internacional merece la pena asegurarse de que se pueden realizar.

Llevar más de una tarjeta es un modo de prevenir quedarnos sin métodos de pago, bien porque una de ellas se estropee o se pierda. Como segunda opción a las tarjetas de la banca tradicional está la alternativa de tarjetas emitidas por los llamados “neobancos” o “chalenger Banks” como es el caso de revolut o N26. Este tipo de tarjetas suelen estar libres de comisiones y tener unas condiciones bastante favorables para los viajeros. En todo caso, informarse bien de las características de los productos financieros que se contraten es esencial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >