Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Productos bancarios

¿Cuándo me interesa utilizar una tarjeta de crédito y una de débito?

Conoce las características de cada una de ellas para utilizarlas a tu favor y optimizar sus ventajas

El uso de las tarjetas, tanto de crédito como de débito, ha aumentado en los últimos años de forma notable. Según los datos del Banco de España, 2017 terminó con más de 52 millones de tarjetas de crédito y casi 27 millones de tarjetas de débito. Esto significa que cada español tiene al menos una tarjeta en su cartera.

A pesar de que durante la crisis el número de plásticos bajó notablemente, el incremento de los últimos años ha dejado 2017 con récord de tarjetas en circulación. Hay otros datos que confirman el aumento del uso de las tarjetas. En los últimos años han subido tanto las operaciones, casi un 13% en el 2017, como los importes que se han movido a través del pago con tarjeta, casi un 9%. La tendencia hace que muchos apunten a la desaparición del dinero físico en un futuro cercano.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito son una herramienta que permite realizar pagos sin necesidad de tener dinero en efectivo. También es posible retirar dinero en efectivo con la tarjeta de crédito. El dinero para los pagos y las retiradas está en la cuenta a la que se vincula la tarjeta o en el crédito vinculado al plástico. La diferencia es que el dinero a crédito, si no se paga a final de mes, tendrá intereses.

La tarjeta tiene que estar vinculada a una cuenta bancaria cuyo titular puede ser el mismo o distinto. La cuenta a la que se vincula suele ser de la misma entidad que emite la tarjeta, pero hay casos en que puede ser distinta.

La tarjeta de crédito puede utilizarse para pagar con el dinero de la cuenta, con el dinero a crédito o combinar ambas opciones según las necesidades. Si se paga con el dinero de la cuenta ese importe será el máximo de las compras que se hagan, además de las limitaciones por día que hayamos elegido. Si se paga a crédito habrá que conocer el crédito vinculado a la tarjeta. Aunque se suelen conocer las cifras máximas de crédito que concede cada tarjeta de forma general, las entidades hacen un estudio de la situación financiera de cada solicitante para fijar su crédito de forma personal.

¿Qué es una tarjeta de débito?

La tarjeta de débito es un producto financiero que también sirve para realizar pagos sin necesidad de llevar efectivo encima o sacar efectivo de un cajero automático. Esta tarjeta siempre está vinculada a una cuenta y ambas, cuenta y tarjeta, están emitidas por la misma entidad.

Se trata de un producto que habitualmente ya va ligado y se expide casi automáticamente en el momento que se contrata una cuenta. Esto se debe a que es el modo más ágil de conseguir efectivo ya que solo es necesario acudir a un cajero con las claves, sin necesidad de ir a una oficina con horarios y tiempo de espera.

La tarjeta de débito solo permite operar, ya sea pagar o retirar de efectivo, con el importe que haya en la cuenta. Puede tener otras limitaciones por número de operaciones o efectivo a lo largo del día pero estas las elige el titular y se pueden cambiar.

¿En qué se diferencia una tarjeta de crédito y una de débito?

La principal diferencia es que la tarjeta de crédito lleva un crédito asociado y la de débito no. La cuantía del crédito dependerá de la situación financiera del solicitante. Este crédito es una opción en caso de emergencias si ya eres titular de una tarjeta de crédito ya que es inmediato pero no de forma habitual. Es una opción si se utiliza con responsabilidad y no se abusa.

Los intereses de los créditos vinculados a las tarjetas de crédito están entre el 21% y el 26%, muy superior a la media de un crédito al consumo que está en el 6% o 7%. Puede ser aconsejable tenerlo para suplir imprevistos de forma rápida pero teniendo en cuenta los intereses si se puede planificar el pago a crédito será menos costoso acudir a otro tipo de financiación.

Las tarjetas de crédito también ofrecen la posibilidad de realizar pagos a crédito durante el mes en curso sin intereses. Si lo abonado a crédito se paga a finales o el día marcado de principios del mes siguiente no cargan con intereses.

Las comisiones que conllevan una tarjeta de crédito y una tarjeta de débito suelen ser diferentes. En lo referente a las comisiones lo cierto es que depende mucho de la tarjeta y del tipo de cuenta a la que vaya asociada. La oferta actual es amplia y entre las opciones hay varias sin comisiones que merece la pena valorar.

Síguenos en Twitter y en Flipboard