Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Búsqueda de financiación

¿Por qué el CIRBE es importante a la hora de solicitar un préstamo?

El perfil financiero del solicitante será clave para la concesión o denegación de financiación

¿Por qué el CIRBE es importante a la hora de solicitar un préstamo?

Las concesiones de préstamos o créditos dependen en gran medida del perfil económico del solicitante. Las entidades analizan previamente la situación económica de la persona que solicita un crédito para comprobar si hay garantías de devolución del préstamo y sus intereses. El solicitante, por su parte, también debería hacer su propio análisis de la situación para conocer el endeudamiento que le será posible afrontar. Hay que marcar unos límites para la cantidad solicitada en función de los intereses, la cuota a pagar o el tiempo que tendrá que afrontarla.

¿Qué es el CIRBE o CIR?

Una de las herramientas que la entidad tiene para conocer la situación crediticia de un solicitante es el CIRBE. El CIRBE según sus siglas es la Central de Información de Riesgos del Banco de España. También responde a las siglas de CIR, Central de Información de Riesgos.

El CIRBE recoge la información crediticia de las entidades de crédito españolas. Esto significa que almacena la información sobre todos los créditos concedidos, los titulares a quien corresponden y sus características más significativas.

Los sujetos implicados en la firma de un préstamo se clasifican según el riesgo que asumen:

Riesgos directos: son aquellos riesgos que se asumen al ser titular de un crédito o préstamo. También se incluyen las operaciones de leasing y los valores de renta fija de la entidad.

Riesgos indirectos: son aquellos riesgos financieros que asume de forma indirecta algunas partes implicadas en un préstamo o crédito. Suelen venir dados por ofrecer garantías a un tercero que sí es titular del préstamo o crédito. Pueden ser avales, afianzamientos u otras garantías personales.

Las entidades que tienen estas obligaciones con el CIRBE o CIR son los bancos, las cajas de ahorros, las cooperativas de crédito y el ICO. Que haya más opciones a la hora de pedir dinero significa que aunque alguien no esté en el CIRBE puede ser titular de un préstamo o crédito. Por esto no es un registro 100% exacto.

¿Qué no es el CIRBE o CIR?

El CIRBE no se puede confundir con un registro de morosos como son en España ASNEF o RAI, ya que no lo es.

El CIRBE ofrece información sobre préstamos concedidos y ese es su cometido. En todo caso, aunque no sea su fin, si hay un retraso en el pago de las cuotas de un préstamo la entidad tiene que declararlo.

Por su parte, un registro de morosos es una base de datos privada compuesta por aquellos que tengan alguna deuda pendiente de pago. Estos impagos pueden ser fruto de la relación con una entidad bancaria o con otra empresa privada de otra índole

El CIRBE ayuda a definir el historial crediticio vigente

Los datos recogidos en el CIRBE tienen la garantía de estar actualizados ya que para las entidades es una obligación enviar esta información. Por su parte, el CIRBE informa a las entidades sobre los titulares que tengan un riesgo acumulado superior a los 9.000€. En este cruce de información es donde las entidades sabrán de forma automática si el solicitante de un crédito o préstamo tiene alguna deuda superior a los 9.000€.

Esta información en manos de las entidades resulta determinante para dibujar el perfil crediticio de los solicitantes de créditos o préstamos. Se trata de una información contrastada y veraz para las entidades. El resultado puede influir para conceder o denegar una solicitud o, por ejemplo, en la cantidad a prestar.

¿Cómo saber si estás en el CIRBE?

El CIRBE es, según el propio Banco de España, una base de datos pública de carácter confidencial. Esto significa que las entidades pueden compartir con el CIRBE información crediticia de particulares sin el consentimiento expreso de estos y que los particulares, previamente identificados, pueden solicitar información sobre sus datos recogidos en el CIRBE.

Con las entidades existe un proceso automático de cambio de información. Por su parte, los particulares tendrán que solicitarla y podrán hacerlo en persona, por carta o de forma telemática. Se puede hacer directamente a la entidad o a través del Banco de España. El solicitante solo tendrá acceso a la información que en CIRBE tenga sobre él.

La solicitud de la información al CIRBE es una operación que se podrá realizar de forma online si se tiene instalado el certificado electrónico. A través de la oficina virtual del Banco de España se puede enviar la solicitud.

Antes de firmar un crédito o préstamo

Acudir a un préstamo para afrontar un pago elevado, una factura inesperada o la ampliación de un negocio son algunos de los motivos principales. Hay consejos básicos que se deben seguir a la hora de buscar un préstamo y antes de firmar el elegido.

  • - Conocer las opciones que ofrece el mercado. No vale con quedarse con el préstamo que te ofrece tu banco de siempre o el que hay al lado de tu casa. Es recomendable saber qué ofrecen las entidades para decidir cuál es el que más conviene.
  • - Calcular el importe máximo de la cuota que se podrá asumir. Se trata de hacer números y estimar cual sería la cuota máxima que se podrían pagar durante el tiempo que dure en préstamo. Es importante ser objetivo y no pasarse con el optimismo.
  • - Lo esencial es conocer todos los puntos del contrato antes de firmarlo. Si surgen dudas habrá que resolverlas antes de firmar el contrato y lo recomendable es hacerlo no solo preguntando en la entidad que concede el préstamo, sino con un asesor independiente que no tenga intereses en la transacción.