Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caixabank gana 1.298 millones hasta junio, un 54,6% más

Las dotaciones a provisiones caen hasta los 238 millones, un 62,9% menos que en el primer semestre de 2017

El logo de CaixaBank reflejado en el cristal de un cartel publicitario, en Barcelona.
El logo de CaixaBank reflejado en el cristal de un cartel publicitario, en Barcelona. REUTERS

Caixabank ganó 1.298 millones de euros en los seis primeros meses de 2018, un 54,6% más que en el mismo periodo del año anterior, según ha informado este viernes el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La entidad que preside Jordi Gual explica el resultado por el crecimiento de los negocios esenciales del grupo, que alcanzaron los 4.091 millones de euros, un 4,5% más, pero también por la reducción de costes y de dotaciones, que caen hasta los 283 millones, un 62,9% menos. Las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras provisiones disminuyeron un 57%. La entidad también se ha beneficiado de la compra del banco portugués BPI, que le ha proporcionado una contribución al resultado de 76 millones. El banco de origen catalán presenta esta mañana sus resultados en Valencia, donde tiene ubicada su sede social.

La entidad aumentó hasta junio todos sus márgenes. “Ha sido un semestre muy bueno, hemos tenido una actitud muy conservadora en el pasado y ahora no hemos tenido que realizar ningún esfuerzo adicional”, ha dicho el consejero delegado del grupo, Gonzalo Gortázar, en la presentación de los resultados. Según los resultados comunicados a la CNMV, el margen de intereses, el negocio más esencial del banco, creció entre enero y junio hasta 2.432 millones de euros, un 3,5% respecto al mismo periodo del año anterior. También lo hicieron las comisiones, un 3,3%, que llegaron hasta los 1.293 millones. Los ingresos por contratos de seguro incrementaron un 21%, hasta los 282 millones.

“Estos ingresos esenciales, los más recurrentes en el negocio de la banca y los que tienen mayor valor añadido, es decir, el margen de intereses, las comisiones y el negocio de seguros, han crecido en conjunto a un buen ritmo, al 4,5%”, ha resumido Gortázar. “También han crecido los ingresos que provienen de nuestras participadas y de operaciones financieras”, ha explicado. El negocio de las participadas ha contribuido en 415 millones en el resultado del grupo. Este incluye ingresos por dividendos, especialmente los 104 millones de Telefónica, y los resultados de las demás entidades valoradas por el método de la participación, que incorporan 118 millones de resultado neto atribuido del BFA (Banco de Fomento de Angola). “Todo ello nos ha permitido un aumento del margen bruto del 8,7%” ha añadido el consejero delegado. El margen de explotación se situó en 2.342 millones, con un incremento interanual del 19,6%. Los activos líquidos totales de CaixaBank se sitúan en 79.892 millones, con un crecimiento de más de 7.000 millones en el semestre

Gortázar ha destacado que la entidad ha llevado a cabo una importante reducción de activos problemáticos. Hace menos de un mes, Caixabank vendió al fondo LoneStar el 80% de su negocio inmobiliario. “La operación terminará a finales de año, y aunque hemos gestionado nuestros activos inmobiliarios con beneficio, también tienen un coste. Hemos calculado que nos ahorraremos 550 millones hasta 2021, con lo que hemos adelantado los objetivos que teníamos fijados para dentro de tres años”, ha defendido Gortázar. “Hemos dado un paso muy importante en la reducción de activos no productivos, un tema que teníamos pendiente”, ha añadido.

La recompra del 51% de Servihabitat, realizada el pasado mes de junio, es la nota negativa de la cuenta de resultados de Caixabank. La operación le costó 204 millones. Aún así, la entidad defiende que el saneamiento de activos inmobiliarios en Sareb y los impactos extraordinarios asociados a jubilaciones han descendido un 57%. Gortázar también ha sacado pecho de haber ejercido una reducción continuada de dotaciones. “Las dotaciones por insolvencias bajan de 472 millones a 248 millones, un 47%. Esto es fruto de tener una cartera bien provisionada y de estar en una economía que mejora”, ha afirmado. En este sentido, el buen comportamiento de la economía también está detrás, según Gortázar, de la reducción de la morosidad, cuya tasa ha caído hasta el 5,3%, 0,7 puntos porcentuales menos que en enero.

Caixabank impulsó su rentabilidad hasta el 10,4%. La rentabilidad del grupo, que antes de la crisis se situaba entorno al 20%, cayó drásticamente con la crisis, y en los últimos años ha ido recuperando fuerza, aunque el consejero delegado ha descartado volver a los niveles de 2007. “Lo que es importante es que la mejora de la rentabilidad sea adecuada, no exagerada”, ha afirmado, para poner en valor que un buen porcentaje de rentabilidad tiene consecuencias positivas para proyectos como la Fundación Bancaria La Caixa. Sobre la adquisición del banco portugués BPI, Gortázar ha afirmado que, tras materializarse la compra del 100% de la entidad, se espera que pueda salir a bolsa a finales de año.

El consejero delegado ha lamentado la propuesta del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez de establecer un impuesto a la banca. “No es el momento, no es una buena idea. Sí lo es el hacer un seguimiento de las cuentas públicas: llevamos cuatro años de crecimiento y sin embargo nuestro déficit público sigue todavía cerca del 3%. Es importante reducirlo porque vendrá otra crisis, y hay que aprovechar la buena parte del ciclo para reducir el déficit. Otra cosa es que no creo que ese esfuerzo deba estar dirigido a la banca”, ha dicho

Más información