Texas Instruments despide a su consejero delegado por violar el código de conducta

El ejecutivo había tomado el control de la tecnológica, pionera en la industria de semiconductores, hace menos de dos meses

Richard Templeton retoma las funciones de consejero ejecutivo.
Richard Templeton retoma las funciones de consejero ejecutivo.EFE

Briant Crutcher no ha llegado a las seis semanas como consejero delegado de Texas Instruments. La firma tecnológica estadounidense, conocida por sus calculadoras científicas y pionera en la industria de los semiconductores, rescata a Richard Templeton tras su sucesor verse forzado a dimitir por violar el código de conducta. La compañía insiste en que no tolera que sus profesionales se salten las reglas.

El ejecutivo fue nombrado consejero delegado el pasado enero, pero no asumió el cargo hasta el pasado 1 de junio. La compañía se limita a decir en una nota de prensa con el anuncio de la dimisión que su comportamiento personal no se ajusta a los valores y la ética que esperan de sus empleados. Precisa que no tiene nada que ver con cuestiones de gestión o estratégicas.

Texas Instruments evita dar detalles. La renuncia se conoce un mes después de que Brian Krzanich fuera despedido del fabricante de procesadores Intel por la relación sentimental con una subordinada. Este tipo de romances están vetados en muchas corporaciones, para evitar abusos de posición de poder o favoritismos. Mark Hurd también dimitió de HP por la relación secreta con una consultora.

La tecnológica de Dallas diseña y fabrica semiconductores. Espera facturar 4.000 millones de dólares en el segundo trimestre. En principio, la idea es que Richard Templeton retome las funciones de presidente ejecutivo con carácter permanente, señala en la nota remitida a los inversores. “El código de conducta ha sido durante décadas central para determinar como operamos”, concluye.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS