Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno dice ahora que no puede publicar el nombre de los que se acogieron a la amnistía fiscal

Montero dice que no se puede cambiar la ley que regula el secreto de los amnistiados con carácter retroactivo

Maria Jesus Montero. EL PAÍS: Jaime Villanueva. Vídeo: ATLAS

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha asegurado este viernes que el Gobierno no va a publicar el nombre de los contribuyentes que se acogieron a la amnistía fiscal de 2012, ya que la ley no permite aplicar con carácter retroactivo una modificación de tipo fiscal. Esta decisión resulta polémica porque el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró hace un par de años que publicaría la lista cuando llegase a La Moncloa.

Montero ha explicado que el Gobierno "ha estudiado esta posibilidad" y ha concluido que, modificando la ley, se podría hacer de cara a futuras amnistías fiscales --dejó claro que el Ejecutivo no tiene intención de aprobar ninguna nueva amnistía--, pero "no hay capacidad jurídica" para hacerlo con las amnistías pasadas.

La amnistía fiscal fue una de las medidas más polémicas del anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy. Nada más alcalzar el poder en 2012, el PP aprobó una amnistía fiscal al objeto de ingresar unos 2.500 millones de euros. España atravesaba entonces el peor momento de la crisis y los mercados financieros lanzaban dentelladas contra la deuda soberana. El Ejecutivo de Rajoy se debatía sobre pedir el rescate. La Declaración Tributaria Especial (DTE), como bautizaron eufemisticamente a la amnistía, permitía legalizar el dinero negro, mucho oculto en otros países, a cambio de pagar solamente un 10%.

Un fracaso pese a los incentivos

Durante el proceso surgieron dudas respecto a la garantía que tendrían los defraudadores para que no se les persiguiera y Hacienda emitió un dictamente garantizándoles inmunidad  si se acogían a la regularización voluntaria. Además, limitó el pago del tributo a los últimos cuatro años no prescritos. Estos provocó que, por ejemplo, pagando solamente un 3% se pudiera blanquear todo el dinero que un evasor tenía en Suiza. 

Aunque se presentaron 31.500 declaraciones del modelo 750, el que sirvió para regular la amnistía, apenas se ingresó 1.200 millones, la mitad de lo previsto. El anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, terminó pidiendo perdón en repetidas ocasiones en el Congreso por haber aprobado la medida. Y aunque aseguraba que sirvió para conocer muchos datos tributarios  de contribuyentes con alto riesgo de defraudar reconoció que fue un error.

Finalmentel el Tribunal Constitucional declaró nula la amnistía fiscal el año pasado. La sentencia consideró que el decreto ley por el que se aprobó el indulto fiscal era inconstitucional ya que no era el vehículo adecuado para aprobar esta medida, que legitimó el fraude.

"La publicaremos nosotros", dijo Sánchez

"Usted señor Rajoy ha vuelto a prohibir la publicación de la amnistía fiscal de los defraudadores que aprobaron en el año 2012. Le digo una cosa señor Rajoy: publique esa lista, porque si no lo haremos nosotros en cuanto lleguemos al Gobierno", pronunció Pedro Sánchez hace un par de años en el Congreso de los Diputados.

"Se podría incorporar en la ley a futuro, pero no con carácter retroactivo", reiteró este viernes Montero, que sí mostró en cambio la intención del Gobierno de modificar la Ley General Tributaria para intensificar la lucha contra el fraude fiscal y de incluir el nombre de los administradores en la publicación de la lista de morosos con Hacienda, como ya había avanzado al pasado miércoles.

En este sentido, y al ser cuestionada por la defensa que hacía el PSOE en la oposición de publicar el nombre de los amnistiados, Montero dijo que el Gobierno no abandona ninguna línea en este sentido, sino que simplemente la publicación de las personas beneficiarias de la amnistía "no se puede hacer", salvo que actualmente hubiera alguna disposición que lo precisara, que no la hay.