Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe estudia denunciar a 13 viajeros de despedida de soltero desalojados de un AVE Madrid-Málaga

La Policía Nacional tuvo que intervenir en la estación de Córdoba para expulsar al grupo del tren, que provocó molestias y el retraso del resto de pasajeros

Billetes Renfe
Batería de trenes de alta velocidad en la estación de Málaga.

Los viajeros que los viernes por la tarde toman asiduamente el AVE con destino a Sevilla, Málaga o Cádiz en la estación de Atocha están acostumbrados a compartir cola y vagón con la bulla y los disfraces histriónicos de las despedidas de soltero y solteras que eligen el sur para irse de fiesta previa a la boda. Es una compañía que se ha hecho habitual, reconocen desde Renfe, y que por lo general, no suele ocasionar mayores problemas, siempre que la juerga se circunscribe al coche bar. Aunque hay excepciones.

La última, el pasado viernes 6 de julio, cuando uno de los varios grupos de despedida de soltero que se subieron al AVE Madrid-Málaga de las 19.30, tuvo que ser apeado a la fuerza por la Policía Nacional en Córdoba, al desoír las quejas, primero de los viajeros, y luego del revisor, que les conminó sin éxito a que dejaran de molestar. El personal de seguridad, según informa Renfe, fue el que decidió llamar a los agentes para que expulsaran a los jóvenes, que fueron multados por alteración del orden público.

Renfe ha comunicado hoy que estudia demandar al grupo –compuesto por 13 personas- por daños y perjuicios. El incidente obligó a detener el tren en la estación de Córdoba durante 23 minutos, tiempo en el que los viajeros no fueron informados de lo que sucedía. Esta circunstancia hizo que el AVE concluyera su trayecto en la estación María Zambrano de Málaga con 21 minutos de retraso (Debía haber llegado a las 22.20). Los 296 tripulantes del tren pueden, según la normativa de la compañía, solicitar el reembolso del 50% del importe de su billete.

Renfe, que “lamenta las molestias ocasionadas al resto de pasajeros del tren, ante los cuales respetará escrupulosamente el compromiso voluntario de puntualidad", recuerda que “tiene abiertos sus servicios a todo tipo de clientes que, como en cualquier espacio público, deben respetar unas normas mínimas de convivencia para evitar molestias al resto de los viajeros. Para los casos en los que no es posible mantener esta normalidad, como ocurrió el pasado viernes, la empresa dispone y aplica protocolos, tanto internos como en colaboración con las Fuerzas de Seguridad del Estado, destinados a garantizar el bienestar de las personas que realizan el viaje”.

El Diario Sur, uno de los primeros en hacerse eco de la expulsión de la pandilla en Córdoba, relataba en su edición del domingo, citando a usuarios del tren, que al menos tres despedidas de soltero se subieron a ese AVE y que iban disfrazados "de tiroleses, capitanes de barco y hasta de jamón de pata negra".

El del domingo no es el único caso en el que la Policía Nacional se ha visto obligada a desalojar a pandillas de despedidas de soltero en la estación de Córdoba. El pasado mes de marzo, una treintena de chavales a bordo del AVE Madrid-Sevilla fueron desalojados por agentes de este cuerpo, provistos con equipos antidisturbios. En esta ocasión Renfe no interpuso ninguna denuncia. En 2017 también se repitió un suceso similar.

La moda de las despedidas de soltero

Sevilla y Málaga se han convertido en un foco de atracción de las despedidas de soltero y solteras. En el caso de la capital andaluza, muchos de estos grupos acuden con un paquete de cena y espectáculo privado y toman el centro de la ciudad los fines de semana, si bien no hay datos oficiales que avalen a un aumento de este tipo de turismo ni de las ofertas relacionadas. Se trata de un fenómeno que genera rechazo entre los hosteleros -muchos restaurantes se niegan a prestarles servicio- y los vecinos de Sevilla.

Málaga es un destino preferente de despedidas de solteros y solteras, especialmente con la entrada del buen tiempo. Un paseo por el centro de la ciudad cualquier día del fin de semana, especialmente los viernes por la tarde, evidencia la presencia masiva de grupos que viajan a la Costa del Sol para celebrar el adiós a la soltería de alguno de sus miembros. Se trata, sobre todo, de gente joven. “El otro día me topé en las escaleras con un chico vestido con un tutú y unas mallas. Estaba de despedida y en ese momento iba con un amigo. Estaba ridículo, pero te tienes que reír”, comenta un vecino del centro histórico que vive en un bloque con varias viviendas turísticas.

Los grupos son especialmente visibles en el casco antiguo y la Plaza de la Merced, junto a la Alcazaba y espacio muy turístico, es uno de los puntos donde más se ve deambular a los ocasionales juerguistas. “Se saludan entre ellos”, explica otra persona que el pasado fin de semana coincidió con dos de estos grupos, uno de chicas y otro de chicos, en una calle, junto a una parada de autobús.

Más información