Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Despedidas de soltero, el negocio indeseado de Barcelona

La capital catalana acoge cada año, entre marzo y julio, a miles de grupos internacionales que celebran la tradicional fiesta previa al matrimonio

Varios turistas viajan a Barcelona para celebrar su despedida de soltero.

Javier Sánchez lidiaba la noche del pasado sábado con veinte despedidas de soltero en sus dos restaurantes del Puerto Olímpico de Barcelona. Casi la mitad de los asistentes eran extranjeros. En el local La Fonda había tres grupos de ciudadanas francesas que acompañaban a amigas que en pocos días contraerían matrimonio. Entre marzo y julio se reproduce cada año la temporada alta de un negocio tradicionalmente vinculado al turismo de alcohol y fiesta.

No hay estadísticas oficiales sobre el volumen de negocio que generan las despedidas de soltero pero Barcelona es un referente en Europa. Roberto Torregrosa, presidente de la Asociación Catalana de Profesionales del Turismo (ACPT), confirma que tampoco tiene estadísticas sobre este sector pero asegura que “es un tipo de turismo al alza”. Una portavoz de Turismo de Barcelona subraya que las despedidas de soltero son una oferta indeseada: “Promocionamos la destinación para celebrar bodas, las ceremonias aportan mucho, pero no las despedidas de soltero. Al contrario, huimos de ello porque no lo consideramos el turismo de calidad que necesita Barcelona”.

La oferta erótica

Un componente habitual de las despedidas de soltero es la oferta erótica. Jornet lo prohíbe en sus embarcaciones pero Garrido afirma que es frecuente que estos grupos, sean de hombres o de mujeres, reserven un servicio de estriptis durante el trayecto en autocar. La mayoría de operadores especializados ofrecen servicios de contenido sexual. Un ejemplo es la agencia de Barcelona Adventus Travel, que tiene una web especializada en despedidas para británicos. Los precios de los paquetes de actividades y alojamiento de dos noches oscilan entre los 75 y los 275 euros por persona. El paquete más caro incluye estriptis privado. Adventus Travel no quiso atender a EL PAÍS alegando que estos meses tienen mucho trabajo y la entrevista no les reportaría ingresos económicos.

La agencia británica The Stag Company, además de clásicos como la visita al Camp Nou, organiza partidas de póker, con los jugadores disfrazados de caballeros de Enrique VIII, amenizadas con desnudos femeninos. La agencia francesa Crazy Voyages tiene en cartera una quincena de ofertas eróticas, desde la más económica —15 minutos de estriptis matutino por 24 euros— a la más cara, 109 euros, una cena y espectáculo porno en la sala Bagdad. Juani de Lucía, propietaria del local, calcula que los fines de semana de primavera, las despedidas de soltero de extranjeros pueden alcanzar el 70% de la clientela. “Este sector va a más, a mucho más. Llevamos muchos años trabajando con agencias especializadas y los resultados son evidentes”, dice De Lucía.

La Comisión de Economía y Hacienda del Ayuntamiento debatió en junio de 2017 modelos turísticos; tanto el gobierno municipal como la oposición criticaron las despedidas de soltero. El concejal de Ciudadanos Francisco Sierra las definió así, según consta en el acta: “La gente que viene a hacer despedidas de soltero llegan a primera hora de la mañana, se emborrachan, tienen comportamientos incívicos y se vuelven en el primer vuelo del día siguiente”. Torregrosa rechaza que la imagen de las despedidas sea negativa, “excepto algunos grupos de chicos y numerosos, que provocan alboroto”. El perfil medio que detecta la ACPT en este segmento son viajes de dos o tres días con “fiesta, turismo cultural y gastronómico”. Torregrosa distingue que los grupos de mujeres tienden más a hacer turismo; los hombres “buscan fiesta”.

La zona de ocio del Puerto Olímpico sobresale en el mercado de las despedidas de soltería. Sánchez asegura que tiene más demanda de la que aceptan, y explica que prefiere priorizar reservas más pequeñas y evitar así posibles molestias. Marian Lorcy lideraba un grupo de siete amigas de París que el pasado fin de semana aterrizaron en Barcelona para celebrar el matrimonio de una de ellas. Cercanía, clima y las posibilidades de fiesta fueron los principales motivos para elegir Barcelona, explica Lorcy. El gasto medio de cada una de ellas fue de 1.000 euros. Un turista desembolsa de media en su visita a Cataluña 1.067 euros, según los datos de febrero del Instituto de Estadística de Cataluña. El grupo de Lorcy llegó el viernes por la tarde justo para salir a bailar. El sábado hicieron un taller de cócteles y tras cenar en La Fonda, volverían a salir de fiesta. El domingo tenían reservada una sesión de masajes y spa, y el lunes acabarían, antes de volver a París, con una barbacoa y un juego que consistía en buscar objetos escondidos por el centro.

Celebraciones en el mar

Una de las actividades más demandadas son las celebraciones en el mar. Pedro Jornet es gerente de The Sensation, una compañía de paseos en barco por la costa de Barcelona y Lloret de Mar. Jornet destaca las malas experiencias que ha tenido con los medios de comunicación por lo que considera una demonización de los servicios que presta. Asegura que The Sensation no organiza fiestas: se limita el consumo de alcohol y los capitanes han sido instruidos para evitar aceptar a bordo personas bebidas. Jornet temió en un primer momento que la limitación de la cantidad de alcohol redujera la demanda de sus veleros, pero se encontró que la clientela más habitual, hombres, fue sustituida por mujeres. The Sensation tiene tres embarcaciones en el Puerto Olímpico y varios turnos por día. Muchos grupos son despedidas de soltero de extranjeros, sobre todo ingleses y franceses, el 90% paquetes organizados por touroperadores.

Francisco Garrido dirige la empresa Limobus, especializada en el traslado de grupos de cenas a discotecas. En sus autocares se puede beber y bailar. Limobus, como The Sensation, ha aumentado en los últimos años la flota de vehículos por la demanda extranjera, que es el 15% de su facturación. La mayoría de las despedidas de extranjeros que transporta son mujeres; organizan con más previsión los viajes. Offlimits es una de las mayores empresas en organización de viajes festivos del Reino Unido. Sophie Noakes, de la firma, explica que Barcelona es uno de los cinco destinos principales de la agencia. Asegura que la compañía “manda a miles de visitantes a Barcelona cada año”, en despedidas de soltero, y resalta que la importancia de la ciudad en este ámbito se demuestra porque en la zona de playa “por todas partes se ven una enorme cantidad de despedidas”.

Más información