Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BBVA prevé que el consumo mantenga este año el ritmo de crecimiento

La entidad discrepa de la opinión del Banco de España, que ya ve una ralentización del gasto de los hogares a finales del primer semestre

El jefe de Economías Desarrolladas del BBVA, Rafael Doménech, junto al economista jefe del Grupo, Jorge Sicilia y el jefe de la entidad para España, Miguel Cardoso.
El jefe de Economías Desarrolladas del BBVA, Rafael Doménech, junto al economista jefe del Grupo, Jorge Sicilia y el jefe de la entidad para España, Miguel Cardoso. EFE

El servicio de estudios de BBVA no ve este año una ralentización del consumo en España. El Banco de España divisaba ya signos de desaceleración a finales del semestre, después de que el gasto de los hogares encadenase un buen número de trimestres avanzando por encima de lo que crecía la renta. Lo hacía a fuerza de reducir la tasa de ahorro hasta mínimos históricos y de un fuerte repunte de la financiación al consumo. Al principio, se justificaba por las mejores perspectivas y la demanda que se pospuso con la crisis. Pero luego ha aguantado mucho más de lo que preveía cualquier analista. Y el Banco de España espera que ya este año se note un menor ritmo de crecimiento. Sin embargo, BBVA todavía no lo aprecia. “La información disponible del segundo trimestre sugiere que el consumo privado había mantenido el ritmo de crecimiento”, dice en su informe de situación del consumo publicado este viernes.

BBVA Research considera que el buen tono del consumo puede incluso mejorar muy ligeramente en el conjunto de 2018. Según sus previsiones, crecerá un 2,6% durante el ejercicio, frente al 2,5% registrado al cierre del año pasado. A pesar del repunte de la inflación, la renta disponible real sumará un 2% en 2018 y 2019, “favorecida por la creación de empleo y el impulso fiscal incorporado en los Presupuestos Generales del Estado para 2018”.

La mayor riqueza inmobiliaria, sustentada por las alzas de precios de la vivienda, también apoyará esta dinámica. Y añade que el crédito al consumo, cuyo importe ya alcanza el 11,4% de la renta disponible de las familias en el primer trimestre de 2018, seguirá aumentando aunque a unas tasas inferiores. Esa cifra del 11,4% se sitúa 3 puntos por debajo que un año antes.

Eso sí, el consumo reducirá su ritmo de avance en 2019 hasta el 2,1%, debido al menor descenso del desempleo, un menor incremento del PIB por habitante y un repunte de los precios de financiación.

“Los bienes duraderos abanderaron la recuperación del consumo en la primera mitad de 2018”, apunta. Y pone el ejemplo de las ventas de automóviles, que volvieron a tomar impulso.

El gasto en mobiliario, electrodomésticos y electrónica siguió creciendo, un consumo que se ve además propulsado por la demanda de vivienda, que sube a tasas de dos dígitos y anima estas ventas. La electrónica de consumo también repuntó gracias a la celebración del Mundial de fútbol, señala. No obstante, BBVA recuerda que todavía no se han restablecido los niveles previos a la recesión: “Las ventas de muebles tan solo han recuperado una quinta parte de la caída experimentada durante la crisis y las de electrodomésticos, tecnología y electrónica de consumo, alrededor del 70%”, explica.

En cuanto a las características del ciudadano que está contratando crédito al consumo, el banco ha tomado datos anonimizados de sus clientes para concluir que el perfil es un hombre entre 30 y 50 años; español en un 95% de los casos; que vive en pareja; ocupado en un 82% de los préstamos y jubilado en un 13%, y con más tendencia a residir en las comunidades del litoral mediterráneo.