Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE advierte sobre el aumento en España de “trabajos mal pagados” y precarios

El empleo a tiempo parcial involuntario alcanza al 10% de los asalariados. El organismo pide abaratar más el despido

Un camarero sirve a unos clientes en un bar de Ronda.
Un camarero sirve a unos clientes en un bar de Ronda.

En España se está creando mucho empleo. Desde que ha comenzado la recuperación económica, es uno de los países occidentales que más puestos de trabajo crea. Sin embargo, tiene un problema grave con la calidad y esto influye directamente en los salarios, según apunta la OCDE. La organización de países más industrializados del mundo advierte de que “la importante y creciente proporción de trabajos mal pagados o a tiempo parcial involuntario es uno de los motivos principales que explican la evolución negativa de los salarios en España”.

Estas son las “heridas de la crisis”, como denominó Ángel Gurría durante la presentación del informe en París a una recuperación que no acaba de reducir la desigualdad que se generó durante las recesiones y a la creación de unos empleos con unos salarios que no son los mismos que los de antes de la gran recesión, y que en España tienen especial profundidad.

La OCDE, como otras organizaciones internacionales (FMI y BCE) y muchos economistas, anda preocupada con la debilidad que están mostrando los salarios en los últimos años. Los países desarrollados han salido de la crisis y crecen con fuerza y, sin embargo, las remuneraciones no crecen de igual forma. Incluso hay países en los últimos ejercicios bajan, como España, donde el último dato sobre precios del trabajo divulgado hace una semana mostró una caída del 1,3%.

Esto ha llevado a la OCDE a lanzar una clara advertencia en la presentación de su informe anual sobre empleo, Outlook Employement 2018: “El desempleo ha llegado a niveles bajos en algunos países de la OCDE pero los salarios siguen estancados. A menos que los países rompan este círculo […] la desigualdad crecerá”.

La OCDE advierte sobre el aumento en España de “trabajos mal pagados” y precarios

La realidad está poniendo en cuestión la teoría clásica de la relación inversa entre la tasa de paro y la evolución de los sueldos. ¿Por qué? La OCDE ha dedicado el primer capítulo de su informe anual sobre el empleo a tratar de desentrañar este misterio: apunta a las bajas expectativas de inflación, a la debilidad de la productividad y al empuje del empleo a tiempo parcial involuntario, es decir, el subempleo. En este apartado España destaca. Casi el 10,5% de los asalariados trabaja menos horas de las que querría. Solo Italia, por encima del 13%, le supera.

Ambos países aparecen seleccionados en una tabla específica destacada por la organización en la que se aprecia que a finales de 2017 en Italia los sueldos bajaban más de un 1% en términos reales, esto es, descontada la inflación, y en España algo menos del 0,5%, respecto al año anterior.

En la nota específica sobre España de la organización dirigida por el mexicano Ángel Gurría se destaca que el mercado laboral español “tiende a ser inferior a la media de la OCDE en numerosos indicadores referentes a la calidad del trabajo”. Entre ellos destaca dos: la tasa de desempleo, históricamente alta en España y que ahora tras cuatro años largos de recuperación está por encima del 16%, y la alta incidencia de los contratos cortos. Sendos síntomas se traducen en un bajo nivel de seguridad en el empleo, “el segundo más bajo de la OCDE, después de Grecia”.

La OCDE advierte sobre el aumento en España de “trabajos mal pagados” y precarios

También apunta esta organización que en España “la pobreza es una fuente de inquietud”. “La proporción de personas que vive con menos del 50% del ingreso mediano [el que divide un conjunto en dos mitades iguales desde la mitad justa] es del 15,9%”. De nuevo solo Grecia tiene un dato peor.

Pide rebajar el coste del despido

Para mejorar la situación del mercado laboral, que todavía tiene una alta tasa de paro, la OCDE, como ha hecho en otras ocasiones la Unión Europea, pide a España que profundice en las reformas. Previamente defiende la reforma laboral de 2012, de la que dice que ha contribuido a crear empleo. Nada dice sobre el papel que ésta ha jugado en la devaluación salarial, pese a la advertencia previa acerca de la debilidad de los sueldos.

Para la OCDE resulta injusto achacar la precariedad laboral y salarial a la reforma de 2012. “Soy el primero en decir que sí, que los salarios crecen lentamente. Y puede que no sean los mejores empleos de calidad del mundo, pero pregúntale a ese 10% de la población que ahora tiene trabajo y no lo tenía antes”, ha señalado Gurría, cuando se le ha preguntado por esta contradicción. Esa caída del desempleo “es el resultado de la reforma” de 2012, sostuvo Gurría, para quien el problema es que España “perdió mucho tiempo” antes de iniciar una reforma “necesaria” ante una crisis que no quiso reconocer a tiempo.

“La reforma funciona. Pero la pregunta es si esto es lo único que tienes que hacer. Y la respuesta es: absolutamente no”, señaló el jefe de la OCDE. “Ahora la cuestión es, ante nuevos mercados, ante nuevas demandas, con el marco laboral mejorado ¿tenemos a nuestra fuerza laboral preparada? Y la respuesta es no”, ha indicado.

Y, a continuación, señala dos direcciones: la primera es el “desarrollo y coordinación de las políticas de activación regionales y de mejora en el control y evaluación”. La segunda recupera una vieja receta de la organización: la rebaja de los costes de despido. Esta vez propone que esta se compense con la ampliación del periodo de preaviso de la rescisión de contrato, lo cual no deja de ser también un coste adicional en los despidos. Este cambio de equilibrios buscaría “la activación” del trabajador afectado “durante el preaviso sin aumentar el coste para la empresa” del proceso.

Volviendo a los sueldos, el director de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la OCDE, Stefano Scarpetta, ha aplaudido el reciente anuncio de un pacto entre sindicatos y empresarios para poner fin a los ajustes salariales. Es una “buena noticia”, ha opinado, “un acuerdo entre agentes sociales es exactamente lo que recomendamos y es el buen momento”.