Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rebaja del IRPF de este año beneficia a rentas medias, jóvenes y jubilados

El Banco de España concluye que el recorte de impuestos que pactaron PP y Ciudadanos brinda una rebaja media de 500 euros para unos 3,1 millones de contribuyentes

Cristobal Montoro traspasa la cartera de Hacienda a la nueva ministra María Jesús Montero.
Cristobal Montoro traspasa la cartera de Hacienda a la nueva ministra María Jesús Montero. EL PAÍS

La rebaja del Impuesto sobre la Renta que pactaron PP y Ciudadanos en los Presupuestos de 2018 brinda un recorte medio de 500 euros a unos 3,1 millones de contribuyentes. Los más beneficiados son las clases medias, los jubilados y los jóvenes. Esas son las principales conclusiones de una simulación realizada por el Banco de España y publicada este lunes. 

Los Presupuestos de 2018 recogían una elevación del umbral de tributación desde los 12.000 hasta los 14.000 euros; una mejora de la reducción por rendimientos del trabajo para los salarios comprendidos entre 14.000 y 18.000 euros (esta es lineal y, en consecuencia, empieza en los 14.000 y va gradualmente descendiendo la cuantía hasta llegar a cero a los 18.000); una deducción de 1.200 euros por cónyuge discapacitado y una ampliación en 600 euros de la deducción por familia numerosa en cada hijo que supere el mínimo exigido para reunir tal condición. Estos Presupuestos todavía están pendientes de su aprobación en el Congreso esta misma semana. 

Con datos de declaraciones de 2014, el Banco de España hace una simulación y señala que el recorte de impuestos se centra sobre todo en las decilas 4 y 5 de la distribución de la renta. Esto es: si el total de los contribuyentes es el 100%, los grupos que están entre el 30% y el 50% de los trabajadores por nivel de ingresos. Es decir, pese a que el entonces Gobierno y Ciudadanos insistiesen en que la rebaja tributaria se dirigía sobre todo a las rentas bajas, los beneficiados son fundamentalmente rentas medias. Y la razón estriba en que el grueso de las bajas ya tributa muy poco o nada. "Las decilas de la distribución de renta más beneficiadas por la reforma son la cuarta y la quinta, ya que en ellas se concentran los trabajadores con ingresos brutos de entre 12.000 euros y 18.000 euros", dice el informe. 

En el grupo de la distribución de la renta situado entre el 30% y el 40%, la rebaja media de impuestos alcanza los 208 euros por persona al año. Y en la franja entre el 40% y el 50% la disminución de impuestos se eleva a 360 euros. Si el coste total que estima el Banco de España asciende a 1.544 millones de euros, el segmento entre el 30% y el 40% se lleva 405 millones; y entre el 40% y el 50% suma 702 millones.

Por edades, los mayores de 65 tienen un coste en la recaudación de 353 millones y consiguen una rebaja media anual de 92 euros. Los jóvenes entre 26 y 35 años suponen una pérdida de ingresos por valor de 318 millones y obtienen un recorte medio de 92 euros. Entre 36 y 45 años, la factura es de 320 millones y la reducción media sale por 66 euros. De 46 a 55 años, 292 millones y 72 euros. De 56 a 64, 207 millones y 76 euros. De 16 a 25, 53 millones y 87 euros.

Como explica el estudio, estas cifras pueden cambiar al haber sido elaboradas con cifras de 2014. De hecho, el empleo generado desde entonces justifica que el coste de la reforma que dio el Gobierno fuese de 2.200 millones, y no de 1.544 millones como calcula el Banco de España. En cualquier caso, los más beneficiados en media son los jubilados y los jóvenes entre 26 y 35 años. Por importe total, los que más coste representan son los mayores de 65.

"Casi el 21% de los contribuyentes menores de 35 años pasarían a pagar menos impuestos en el IRPF (unos 0,8 millones de declarantes), con una rebaja media de algo menos de 450 euros. Por su parte, el 16% de los mayores de 65 años (unos 0,6 millones de contribuyentes) verían reducida su cuota del IRPF en un importe medio cercano a los 600 euros", sostiene el análisis del Banco de España. Como consecuencia de la reforma, a ningún contribuyente le sube la cuota, señala.

En principio, los efectos de la rebaja sobre el empleo y la actividad serán "modestos" por su "reducido tamaño", dice. Y el estudio no tiene en cuenta el hecho de que, "en un horizonte temporal más dilatado, la financiación de las medidas ahora adoptadas requeriría, bien reducciones de gasto, bien la obtención de recursos adicionales, lo que afectaría, probablemente de manera desigual, a las rentas netas de los diversos grupos de contribuyentes", concluye.