Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO denuncia que una empresa abona los atrasos solo a los trabajadores varones

La empresa niega en un comunicado haber incurrido en discriminación de género, pero se reunirá con los sindicatos para analizar la situación

Un agricultor, en un olivar en Sevilla.
Un agricultor, en un olivar en Sevilla.

Una empresa aceitera de Córdoba se ha visto envuelta en una polémica por supuestamente no pagar los atrasos a algunas de sus trabajadoras con la excusa, expresada por un cargo intermedio, de que el convenio colectivo que ampara esos pagos se refiere a los “trabajadores” y no a trabajadoras, según adelantó ayer la Cadena SER. En un comunicado, la empresa afirma no tener conocimiento de la denuncia por discriminación presentada por CC OO y niega cualquier "ánimo de incurrir en ningún tipo de discriminación". Hoy mismo se reunirá con los sindicatos para analizar lo sucedido. La Real Academia Española, además, ha puesto su granito de arena a la polémica con un tuit contra la demanda feminista del lenguaje inclusivo al aducir que quizá la aceitera ha hecho eso por la “insistencia en afirmar que el masculino genérico invisibiliza a la mujer”.

El pasado 2 de junio, CC OO anunciaba que había interpuesto una denuncia contra Aceites y Energía Santa María (ACENSA), una empresa radicada en la localidad cordobesa de Lucena, por discriminación de género por no abonar a sus trabajadoras los atrasos correspondientes a la subida laboral correspondiente a 2017 contemplada en el convenio del sector del aceite de la provincia de Córdoba, renovado el pasado diciembre. Dicho convenio tiene vigencia desde el 1 de enero de 2015 al final de 2019 y contempla aumentos de salario del 1,5% para 2017, 2018 2019. Por tanto, hay que pagar el aumento correspondiente al año pasado.

Según ha explicado a EL PAÍS Rafael Morales, secretario general de Industria de la provincia de Córdoba de CC OO, son tres los departamentos de la empresa los que no han percibido esos atrasos. En concreto, tres departamentos administrativos en los que la presencia de mujeres es mayoritaria. Sin embargo, un mando intermedio de la empresa adujo ante los trabajadores y en otros círculos de Lucena que no se habían abonado esos atrasos porque el convenio habla sólo de "trabajadores" y no de "trabajadoras". En realidad, de la lectura del convenio no se deduce esa afirmación en ningún caso. De hecho, en sus primeros párrafos, el convenio establece que “como trabajadores y trabajadoras, dentro del ámbito de aplicación del presente convenio, serán todas y todos los que presten sus servicios profesionales” en una lista de industrias relacionadas con el sector.

Según Morales, la dirección de la empresa, perteneciente al Grupo Santamaría, no tenía conocimiento de que no se hubiesen abonado los atrasos ni del comentario machista. En la tarde de este martes, la empresa ha emitido un comunicado en el que ataja "cualquier insinuación" de que tome medidas discriminatorias. En la nota, expresa "su total desconocimiento de la denuncia [presentada por CC OO] que tanto revuelo ha causado" y manifiesta que "jamás ha habido ánimo de incurrir en ningún tipo de discriminación". En cualquier caso, anuncia que esta misma tarde "con el fin de conocer el contenido de esa denuncia y despejar cualquier duda acerca de la correcta actuación de la empresa en dicha cuestión", se reunirá con los sindicatos para analizar la situación y "en su caso, buscar las soluciones pertinentes".

La RAE tercia en contra del feminismo

Para terminar de dar aún más vuelo a la polémica, la Real Academia de la Lengua terció en el asunto con un tuit que ridiculiza al movimiento feminista. Ante un tuit de la activista Alicia Murillo Ruiz criticando que la Real Academia considere que “el lenguaje inclusivo no sirve para nada” y adjuntando la información de la Cadena Ser relativa a la empresa cordobesa, la RAE responde: “Quizá la insistencia en afirmar que el masculino genérico invisibiliza a la mujer traiga consigo estas lamentables confusiones”, como la de la aceitera.

La respuesta de la RAE desencadenó un buen número de reacciones en la red social criticando la postura dela Academia, entre ellas una de la activista reprochando a los académicos que se acabaran “de marcar un "la culpa es de las madres que las visten como putas" de manual”.

También el secretario general de CC OO, Unai Sordo, se hizo eco de la noticia con un mensaje en el que afirma que "sinvergüenza" es una palabra que no tiene género.

Más información