Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Air France se desploma en Bolsa tras la dimisión de su jefe por el conflicto salarial

La plantilla vuelve hoy a la huelga y las protestas duran ya más de dos meses

Un avión de Air France en el aeropuerto Charles de Gaulle (Francia)
Un avión de Air France en el aeropuerto Charles de Gaulle (Francia) REUTERS

Las acciones de la aerolínea Air France-KLM se desploman en Bolsa este lunes. Por la mañana caían más del 14%, y se quedaban por debajo de los 7 euros. Hacia el final de la sesión han amortiguado el golpe hasta caer cerca del 10%, y situarse cerca de 7,2 euros. Las turbulencias en el parqué llegan después de que el viernes dimitiera su consejero delegado tras su fracaso en desactivar las protestas salariales de su plantilla que duran ya más de dos meses. Hoy mismo vuelven a la huelga los trabajadores: la aerolínea  estima que el 15% de sus vuelos serán cancelados este lunes durante la tercera jornada de huelga convocada en el mes de mayo por los sindicatos de pilotos, tripulantes de cabina (TCP) y personal de tierra.

Las acciones de la empresa se mueven este lunes en su precio más bajo en más de un año. Desde principios de abril de 2017 no perdían la barrera de los 7 euros. Desde que arrancó el año, cerca de los 14 euros, han perdido ya la mitad de su precio y el desplome se ha agravado este lunes, porque el conflicto, que parecía que podía solucionarse la pasada semana, no encuentra un final.

Jean-Marc Janaillac, que ha estado dos años al frente de la compañía aérea —formada por Air France y sus marca Joon y Hop!, KLM y Transavia— dimitió el viernes después de que fracasara en la votación que había puesto en marcha para demostrar que la plantilla sí respaldaba su plan salarial. El 55,44% de los empleados votó en contra, en una consulta con una participación de más del 80%, así que el consejero delegado anunció su dimisión. Está previsto que deje el cargo de forma efectiva el 15 de mayo.

La compañía ofreció a sus trabajadores un incremento salarial de 2% para 2018, así como un 1,65% para el trienio 2019-2021 (un acumulado del 5%) subordinado a un "pacto de crecimiento". Los sindicatos, en cambio, reclamaban una subida del 3,8% inmediata en consecuencia con la inflación acumulada entre 2012 y 2017. Por otro lado, también demandan otra subida del 1,3% en octubre para igualar la inflación estimada para 2018.

La revuelta de los trabajadores le está saliendo cara a Air France. La aerolínea anunció el pasado viernes que en el primer trimestre de 2018 sufrió una pérdida neta de 269 millones de euros, en parte por las huelgas. Han encadenado 14 jornadas en algo más de dos meses, lo que le costará (según cálculos de la propia compañía) unos 300 millones de euros este ejercicio.

El Gobierno francés (el Estado es el primer accionista, con un 14% de los títulos) había respaldado el plan de Janaillac para mejorar la competitividad mediante el refuerzo de Transavia y de su nueva marca Joon (también con sueldos inferiores a los de Air France), así como la entrada en el capital como socios estratégicos de la estadounidense Delta y de China Eastern, con un 10% cada una.

Tras el desconcierto ante la dimisión del presidente, el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, hizo ayer una advertencia dirigida a los huelguistas al señalar que el Estado no asumirá las deudas de la compañía, según recogió EFE. Le Maire no solo consideró "injustificadas" las demandas salariales de las centrales, sobre todo teniendo en cuenta el nivel de remuneración de los pilotos, sino que también hizo notar que el futuro de la aerolínea "está en juego" y que, "si Air France no hace los esfuerzos de competitividad necesarios, desaparecerá".

Mañana seguirán las protestas. Hay programada otra huelga. Y Air France tendrá que cancelar cerca del 20% de sus vuelos en su décimo quinta jornada de paros desde que se inició el conflicto entre la dirección y los sindicatos por reivindicaciones salariales. En concreto, la empresa aseguró en un comunicado que garantizará el 95% de los vuelos de larga distancia, el 75% de los de medio recorrido que tengan como destino o punto de partida el aeropuerto Charles de Gaulle de París, y el 82% de los vuelos de corto alcance.