Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unilever amenaza con retirar sus anuncios de Facebook y Google por la falta de control

El fabricante de marcas como Dove o Frigo es uno de los mayores anunciantes del mercado

Madrid / San Francisco
Un taxi publicitario, a la puerta de una planta de Unilever en Trent.
Un taxi publicitario, a la puerta de una planta de Unilever en Trent. REUTERS

Unilever, uno de los mayores fabricantes de productos de consumo, amenaza con retirar la publicidad de plataformas tecnológicas como Facebook, Youtube o Google si estas no toman más medidas para combatir la difusión de noticias falsas, discursos de odio y contenidos que causen división, según han avanzado The Wall Street Journal y The Guardian, que citan el discurso que un responsable de la compañía tiene previsto pronunciar este lunes y que pocas horas después ha reafirmado. 

"Unilever no invertirá en plataformas o entornos que no protejan a nuestros niños o que creen división en la sociedad y promuevan la rabia o el odio", planea afirmar esta tarde el responsable de marketing de la compañía anglo-holandesa, Keith Weed, durante su intervención en la Interactive Advertising Bureau, un encuentro anual que se celebra este lunes en California. "Priorizaremos las inversiones solo en plataformas responsables que estén comprometidas con la creación de un impacto positivo en la sociedad", dijo Weed durante el  IAB Leadership Conference, el mayor encuentro publicitario, que se celebra esta semana en Palm Desert (California).

Unilever, entre cuyas marcas figuran Frigo, Lipton, Dove, Knorr o Rexona, es uno de los mayores fabricantes del mercado. Es el segundo mayor anunciante mundial, después de Procter & Gamble, y el año pasado gastó 7.700 millones de dólares (unos 6.200 millones de euros) en publicidad. El grupo quiere aprovechar su fuerza para presionar a plataformas digitales para que aumenten los controles y supriman los contenidos que difunden noticias falsas o apoyan opiniones racistas o sexistas o los que puedan estar relacionados con el terrorismo o los abusos a niños. 

"No podemos continuar apoyando una cadena de suministro digital —que ofrece más de una cuarta parte de nuestra publicidad— que a veces es poco mejor que un pantano en términos de transparencia", reza el discurso de Weed. "Como uno de los principales anunciantes del mundo, no podemos tener un entorno en el que los consumidores no confíen en lo que ven online". Unilever "necesita que sus consumidores confíen en sus marcas", afirmó Weed. 

Una de las diapositivas del directivo ha levantado especial polémica: "Taming the Wild West (Coast)", "Domando la salvaje costa oeste", una referencia con juego de palabras sobre el Salvaje Oeste, donde todo valía, así como a la costa oeste, donde está Silicon Valley, con Facebook y Google como líderes publicitarios.

Las compañías tecnológicas de Silicon Valley están bajo una presión creciente para reducir los discursos de odio, las fake news y el contenido que sea perjudicial para los niños. El pasado diciembre, Google afirmó que contratará a miles de nuevos moderadores, después de haber recibido críticas por permitir que los vídeos de abuso infantil y otros contenidos ofensivos florezcan en Youtube. YouTube, empresa propiedad de Google, ha sido objeto de críticas por lo laxo de sus controles frente a pedófilos, especialmente por la ausencia de prevención en la sección Kids. Facebook ha anunciando que está examinando su algoritmo para tratar de reducir el número de noticias —priman el contenido publicado por familiares y amigos frente al de corporaciones— y está implementando una serie de medidas para tratar de marcar las noticias sospechosas y comprobar su veracidad. La red social ha tomado esta determinación tras haber sido acusada de influir en la campaña presidencial de Estados Unidos con la difusión de informaciones falsas que al final presuntamente favorecieron a Trump.

Ni Google ni Facebook se han pronunciado al respecto. 

Más información