Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos no aclara si será el candidato de España a la vicepresidencia del BCE

El Eurogrupo ha abierto el plazo para presentar candidaturas al puesto, que se decidirá el 19 de febrero

El Eurogrupo ha abierto este lunes el plazo para que los 19 países del euro presenten sus candidatos a la vicepresidencia del Banco Central Europeo. El ministro de Economía, Luis de Guindos, es el gran favorito para hacerse con el cargo. Pero la supuesta baza española aún juega con los tempos. En medio de la unánime apuesta por su desembarco en Fráncfort, Guindos elude dar el paso al frente, y se limita a dar por hecho que el puesto lo ocupará un español, pero no aclara si él será el elegido.

El ministro Luis de Guindos, el martes en Alicante en el XVI congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos. En vídeo, declaraciones del ministro de Economía, Luis de Guindos.

El organigrama del Banco Central Europeo inicia su renovación con España pujando por hacerse con la vicepresidencia. El Eurogrupo ha abierto este lunes el proceso de presentación de candidaturas para el cargo, un puesto que desde el Gobierno de Mariano Rajoy se da por hecho que irá a parar a un español. Seis años después de que España perdiera su sillón en el comité ejecutivo del BCE rompiendo así la tradición de que los cuatro grandes cuenten con representación en el directorio, el ministro de Economía Luis de Guindos se baraja como la principal baza para suplir la salida del portugués Vítor Constancio. “Estoy convencido de que España va a tener la posición en el comité ejecutivo del BCE”, ha afirmado Guindos a su llegada a la reunión del Eurogrupo que se celebra este lunes en Bruselas.

Sin embargo, el principal aspirante sigue cultivando el misterio en torno al nombre propuesto por Moncloa: "Lo conocerán en cuanto España remita la candidatura". El ministro no ha querido dar ninguna pista, tampoco sobre si ha hablado con Rajoy sobre su eventual sustituto como titular de Economía. Eso sí, no ha mostrado ninguna duda sobre las posibilidades de España. "Se han hecho gestiones y sabemos con qué apoyo contamos".

Centeno no ve "incompatibilidades"

El presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, ha dado un espaldarazo este lunes a Guindos, quitando importancia al hecho de que sea ministro (y por tanto, tenga un perfil político) a la hora de hacerse con el cargo, el gran inconveniente que siempre recuerdan en contra del español a la hora de acceder a un organismo que busca defender con recelo su imagen de independencia. "No veo ninguna incompatibilidad en este proceso. Evaluaremos a los candidatos basándonos en sus habilidades y competencias para desempeñar la posición", ha afirmado Centeno.

Aunque el calendario no está formalmente establecido, el plazo para que los pretendientes expresen su deseo de concurrir a la vicepresidencia expirará el 7 de febrero. Poco después, el 19 del mismo mes, el Eurogrupo prevé elegir al sustituto de Constancio, cuyo mandato expira el 31 de mayo. La elección de un español vendría a paliar la infrarrepresentación en las instituciones, donde el fiasco de la candidatura de Guindos al Eurogrupo en 2015 supuso un importante varapalo para España, cuya presencia institucional en los principales puestos comunitarios no se corresponde ni con el tamaño de su economía —la cuarta de la zona euro, quinta de la UE—, ni con su población —es el quinto país más poblado de los Veintiocho—.

Esa anómala falta de influencia tiene el reverso de la moneda en países como Italia, y sobre todo en la vecina Portugal, que en el pasado reciente se ha hecho con cargos como la presidencia de la Comisión Europea, y ahora cuenta con la secretaría general de la ONU, un puesto en el BCE y la presidencia del Eurogrupo.

Obstáculos

Si Guindos se confirma como apuesta española, y a falta de conocer a los rivales, solo hay en apariencia tres obstáculos que pueden poner en entredicho su ascenso a la cúpula del BCE: el ya citado recelo por su perfil político en una institución que presume de independencia. También juega en su contra que los dos nombres con más posibilidades para suceder a Draghi sean el alemán Jens Weidmann y el francés François Villeroy de Galhau, por lo que un vicepresidente español iría contra el juego de equilibrios al copar dos países grandes las sillas principales.

El último escollo radica la insistencia mostrada por la Eurocámara para que entre la terna de postulantes haya mujeres en nombre de una mayor igualdad de género, si bien parece poco probable que una mujer obtenga uno de los dos principales puestos en una institución dominada por hombres. "El equilibrio de género es muy importante. En el próximo año y medio se renuevan cinco puestos del comité ejecutivo, por lo que existen posibilidades importantes de que entren más mujeres", ha asegurado De Guindos.

El adiós de Vítor Constancio al BCE irá seguido el próximo año por la marcha de la supervisora del banco, la francesa Daniele Nouy; el economista jefe, el belga Peter Praet; el propio Mario Draghi, y el miembro del consejo de gobierno Benoit Coeure, francés.

Más información