Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Dónde subió más la vida en 2017? Así crecieron los precios por comunidades

Melilla fue la ciudad con la tasa más alta de IPC en 2017, mientras que Navarra registró la más baja

Una carnicería en el mercado Maravillas en Madrid
Una carnicería en el mercado Maravillas en Madrid EFE

El IPC se situó en diciembre en el 1,1%. Es decir, la vida en España estaba a finales del año pasado un poquito más cara que un año antes. Eso es en términos generales, pero no estaba igual de cara en unas regiones que en otras. Salvo algunas cosas, cuyo precio está regulado y cuestan lo mismo en todo el país, como la lotería, los precios oscilan libremente entre las distintas comunidades. Así, en Melilla, la ciudad donde más subieron los precios, la vida se encareció en 2017 más del doble que en Ceuta o Navarra, las regiones donde el IPC registró una tasa más baja.

Ceuta y Melilla, las dos ciudades autónomas situadas en el norte de África separadas por unos 350 kilómetros, son los dos extremos de la tasa de inflación en España. La tasa interanual del IPC se situó en la primera en el 0,6% en diciembre, por el 1,4% de la segunda. Con esta tasa, Melilla se sitúa a la cabeza de las regiones españolas en cuanto a la subida anual de precios. Por detrás, está Baleares, con el 1,3%, una décima más que Cantabria, Cataluña, Galicia y Madrid. En la media nacional (1,1%), han acabado el año Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y País Vasco.

Castilla y León (1%), Aragón (0,9%), Asturias (0,9%) y Extremadura (0,8%) se sitúan por debajo de esa media. Y en al final de la lista, Navarra es la región donde menos subieron los precios, con una tasa del 0,6%, la misma que Murcia, La Rioja y Ceuta.

Los precios la gran mayoría de los 479 productos que integran la cesta con la que se elabora el IPC oscilan libremente, es decir, que se cumple aquello de que en algunas regiones un sueldo da para más que en otras. Que la vivienda está más cara en Madrid que en Ciudad Real es una obviedad. Pero también varía entre regiones el precio de la gasolina para el coche, pese a que más de la mitad de lo que se paga en el surtidor son impuestos, iguales para todas las comunidades. Los precios de la alimentación tampoco tienen por qué ser los mismos, salvo cuando así se decide por cuestiones operativas –publicación de un catálogo, por ejemplo-. Una bolsa de macarrones puede o no costar lo mismo en dos establecimientos distintos de la misma cadena, siempre hay un margen con el que pueden jugar, como lo hacen los concesionarios de coches, por ejemplo. De hecho, apenas un puñado de productos no hacen distingos entre regiones: la lotería, la luz, el gas…

¿Dónde subió más la vida en 2017? Así crecieron los precios por comunidades

Así, las diferencias de precios entre comunidades pueden llegar a ser notables en algunos capítulos. Por ejemplo, la alimentación se encareció en 2017 en Canarias un 3%, diez veces más que en Navarra (0,3%) y muy por encima de la media nacional del 1,7%. El archipiélago canario también encabezó las subidas del tabaco y el alcohol, con un 4,9%, cuatro veces más que Extremadura (1,2%).

Los grupos de productos que más subieron de precio fueron el transporte y los hoteles y restaurantes, un 1,9%. No obstante, el transporte subió en Cataluña (2,7%) mucho más que en Canarias (0,7%), mientras que Baleares fue la comunidad donde más se encarecieron hoteles y restaurantes, un 2,7% que contrasta con el 0,4% de La Rioja. Dentro de esta partida, la tasa de variación de precio de los alojamientos varió mucho entre comunidades: los precios cayeron un 7,1% interanual en La Rioja, un 2,8% en Extremadura o un 1,2% en Cataluña, caídas que contrastan con subidas como las de Canarias (8,7%), Navarra (9,1%), Madrid (9,4%) o Murcia (11,6%).

La única partida que se abarató en todas las comunidades fue la de ocio y cultura, que incluye los espectáculos en directo, el cine o los libros. A nivel nacional, los precios de estos productos cayeron un 0,6% en 2017, si bien en Ceuta la caída fue de un 2,1%, siete veces mayor que la de País Vasco, Comunidad Valenciana o Andalucía.

Más información