Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 96% de los nuevos desempleados que deja noviembre son mujeres

De las 7.255 personas más sin trabajo que se registraron el mes pasado, 6.969 eran mujeres

Una oficina de empleo en Madrid.
Una oficina de empleo en Madrid. EFE

El aumento del paro en noviembre tiene un género claro: el femenino. A final de mes, las oficinas públicas de empleo españolas contaban 7.255 desempleados más, de los que 6.969 eran mujeres, es decir, el 96% del total, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Empleo. Con este incremento, la diferencia entre hombres y mujeres en las listas del paro se ensancha todavía más de lo que ya lo ha hecho. Ellos suman 1.465.663 desempleados; ellas, algo más de dos millones, en concreto, 2.008.618.

El 96% de los nuevos desempleados que deja noviembre son mujeres

Es algo tradicional en el mercado laboral español que haya más paradas que parados. También aquí se nota la desigualdad. No obstante, durante algunos momentos de la crisis esta costumbre se rompió por las características del empleo generado durante la burbuja inmobiliaria (mucho empleo en la construcción, por ejemplo, un sector tradicionalmente masculino) y su hundimiento posterior.

En los años en que el ladrillo y la industria asociada a él eran los grandes motores de la economía española, buena parte del empleo creado era masculino. Así que, cuando estalló la burbuja, los puestos de trabajo asociados al ladrillo se esfumaron con la misma velocidad. Esto provocó un incremento muy importante del desempleo masculino, que durante bastantes meses llegó a superar el femenino.

La situación ha vuelto a la normalidad cuando la creación de empleo se ha recuperado. No obstante, en ninguno de los meses en que ha subido el paro —en los últimos años normalmente por razones estacionales— se ha registrado una relación como la del pasado noviembre: por cada nuevo parado hubo más de 24 paradas.

La explicación está en buena medida en el sector en el que ellas son mayoría: el de los servicios. El desempleo bajó en noviembre en todos los sectores menos en este, que sumó 23.048 parados tras el fin de la temporada estival (+1%). La subida no pudo ser compensada con las bajadas en el resto de sectores económicos. En concreto, el desempleo bajó en 6.160 personas en el colectivo sin empleo anterior (-2%); en 3.727 personas en la construcción (-1,2%); en 2.929 en la agricultura (-1,7%), y en 2.977 en la industria (-1%).

El 96% de los nuevos desempleados que deja noviembre son mujeres

En general, en noviembre, las dos caras del mercado laboral, el empleo y el paro, tuvieron un mal comportamiento en noviembre. El primero cayó y el segundo subió. Lo normal para el mes pasado: la hostelería pierde fuelle y no hay otro sector que en temporada alta que compense. Y entre las afiliaciones, el volumen total de empleo de menor calidad continúa creciendo y ganando peso en el conjunto del mercado laboral. Según los datos de la Seguridad Social, los afiliados que tenían un contrato temporal y/o a tiempo parcial suponen un 41,3%. Este porcentaje crece lentamente pero sin freno, en el mismo mes del año pasado se situó en el 40%.

Más información