desempleo

Cinco regiones españolas están entre las diez con más paro de la UE

España y Grecia copan casi la totalidad de zonas afectadas por una mayor tasa de desempleo

Un grupo de personas espera a la apertura de una oficina del INEM.
Un grupo de personas espera a la apertura de una oficina del INEM.EFE
Más información
Five Spanish regions among EU’s top 10 unemployment black spots

La estadística comunitaria evidencia el largo camino que la recuperación española sigue teniendo por delante. La tasa de paro cayó en 2016 del 22,1% al 19,6%, pero supera en más del doble la media europea (8,6%). Y como viene sucediendo en los últimos años, las comunidades españolas copan los primeros puestos de las más castigadas por el desempleo: cinco de las diez regiones europeas con más paro son españolas. Los datos presentados por Eurostat este jueves sitúan a Melilla (30,8%), Andalucía (28,9%), Extremadura (27,5%), Canarias (26,1%) y Ceuta (24,9%) en el furgón de cola en materia laboral. La griega Macedonia occidental lidera la lista a nivel europeo con un 31,3% de paro. Otras tres regiones griegas y un territorio francés de ultramar completan la lista de las diez con menos oportunidades de encontrar trabajo.

Más información
Cinco regiones españolas entre las diez con mayores tasas de desempleo de la UE
El paro sube en 17.200 personas al comienzo del año
Las ventas de servicios aumentaron el 5,2 % en febrero y el empleo, el 2,4 por ciento
Seis regiones españolas están entre las diez con más paro de Europa

El estudio de la agencia estadística recoge este año los datos de 275 regiones de la Unión Europea. Respecto al anterior ejercicio, todas las demarcaciones españolas han disminuido su tasa de paro, y Castilla-La Mancha ha salido de esa franja de las más golpeadas como ya hizo Murcia en 2013. Aun así, España sigue siendo el país que cuenta con más territorios donde escasean las opciones de tener trabajo, especialmente para los jóvenes: Melilla (que lidera la lista con un 68,1%), Ceuta (63,3%) y Andalucía (57,9%), están entre las cinco regiones europeas con mayor tasa de paro entre los 15 y 24 años junto a las italianas Calabria y Sicilia.

Los desequilibrios geográficos son patentes. El informe muestra que el paro es una realidad desconocida para gran parte de los alemanes: el país germano copa siete de las diez regiones europeas con menos paro, con Baja Baviera a la cabeza con un 2,1% de desempleados. Esta área, eminentemente rural, ejemplifica la fortaleza de la industria alemana: el fabricante de coches BMW es uno de los mayores empleadores de la región gracias a su fábrica de Dingolfing, donde trabajan 17.500 personas y de la que cada año salen 340.000 vehículos. El relato no cambia cuando se trata de los jóvenes: nueve de las diez regiones europeas con un desempleo juvenil más bajo son alemanas con Suabia (solo un 4,3%), como la mejor situada del continente.

En términos de desempleo de larga duración se mantiene la dicotomía Norte-Sur. Ninguna región española está entre las diez con más parados que buscan empleo desde hace más de un año, pero siete de ellas se encuentran en Grecia, el Estado con más parados de la UE. La Comisión Europea espera que el país heleno vuelva a crecer este año tras una larga travesía entre la recesión y el estancamiento en medio de una crisis de deuda que ha llevado a sus acreedores a exigirle un duro ajuste en forma de recortes del gasto público, subidas de impuestos y privatizaciones. En el extremo contrario destacan Suecia y Reino Unido con cuatro y cinco regiones respectivamente entre las diez con menor proporción de parados de larga duración (por debajo del 20% del total de desempleados).

Sobre la firma

Álvaro Sánchez

Redactor de Economía. Ha sido corresponsal de EL PAÍS en Bruselas y colaborador de la Cadena SER en la capital comunitaria. Antes pasó por el diario mexicano El Mundo y medios locales como el Diario de Cádiz. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS