Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bitcoin a 11.000 dólares alimenta el debate sobre la burbuja de las criptodivisas

La moneda digital, que se ha revalorizado más del 900% desde principios de año, toca un nuevo récord

Fue en mayo de 2010 la primera vez que alguien otorgó un valor económico al bitcoin: un internauta accedió a pedir dos pizzas a cambio de 10.000 unidades de la entonces desconocida moneda digital. Siete años después, el desembolso por ese par de pizzas valdría más de 100 millones de dólares. La criptomoneda marcó el miércoles un nuevo récord al superar unas horas la barrera de los 11.000 dólares (unos 9.300 euros). Después, la muy volátil moneda que este año ha subido más del 900% se desplomó. Su capitalización supera los 170.000 millones de dólares.

Anuncio de bitcoin en una tienda de productos electrónicos de Tokio (Japón).
Anuncio de bitcoin en una tienda de productos electrónicos de Tokio (Japón). REUTERS

La carrera alcista del bitcoin alimenta desde hace meses el debate sobre la formación de una posible burbuja en las criptomonedas. “El precio del bitcoin es cercano a cero”, decía este domingo en EL PAÍS Kenneth Rogoff, ex economista jefe del FMI. “Es pura especulación”, afirmó rotundo el pasado mes de septiembre Jamie Dimon, presidente de JPMorgan Chase y el banquero más poderoso de Wall Street. Ningún otro activo de ninguna otra clase se ha revalorizado tanto en los últimos 11 meses. La fuerza del bitcoin ha impulsado además la cotización de otras criptomonedas.

Frente a estas críticas, sus defensores aseguran que el bitcoin aún no ha tocado techo y que la revolución de las criptomonedas ha llegado para quedarse. Al margen de este debate, el blockchain –la tecnología sobre la que se asienta el bitcoin- suscita cada vez más interés entre grandes empresas de la banca o de las telecomunicaciones para usos que nada tienen que ver con la moneda creada en 2008 por uno o varios programadores que adoptaron el pseudónimo de Satoshi Nakamoto.

La fiebre por el bitcoin, una divisa que se basa en su estructura descentralizada y escapa al control de cualquier regulador, supera todas las previsiones. CME Group, el principal operador de mercados de futuros de EE UU, anunció el mes pasado sus planes de lanzar futuros sobre bitcoins. Este paso acercaría el tratamiento del bitcoin en los mercados al de otros bienes como el oro.

En su corta vida, el bitcoin ya ha vivido varias crisis. La más importante ocurrió en 2013, cuando una de sus casas de cambio más populares, Mt.Gox, quebró después de perder fondos de sus inversores por valor de varios centenares de millones de dólares. Entonces, muchos analistas hablaron del fin de una moneda que había nacido al calor de la crisis financiera de 2007 basada en un ideal libertario ajeno al control de cualquier banco central u otro regulador centralizado. Pero, por ahora, los que han vaticinado el fin del bitcoin se han equivocado. Está por ver hasta dónde puede llevar tras pasar la barrera de los 10.000 dólares.