Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Airef estima que el déficit subirá hasta el 2,7% en 2018 si se prolonga la crisis catalana

La Autoridad Fiscal valora como "improbable" la previsión dibujada por el Gobierno en el plan remitido a Bruselas

José Luis Escrivá, presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef). Ampliar foto
José Luis Escrivá, presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef).

Si el conflicto catalán no se resuelve en las próximas semanas, se enquista y se prolonga durante el próximo años, las cuentas públicas acusarán la situación. La Autoridad Fiscal (Airef) estima que los números rojos del conjunto de las Administraciones Públicas aumentarían en unos 5.841 millones de euros el próximo año si se produce esta situación. Es decir, la institución pública creada para velar por la sostenibilidad de las cuentas públicas calcula que el déficit público ascendería el próximo año al 2,7% en lugar del 2,2% del PIB estimado inicialmente por el Gobierno del PP.

El Ejecutivo, por su parte, ya ha empezado a reflejar las consecuencias de la crisis catalanas en sus proyecciones económicas. Hace un par de semanas envió a Bruselas el Plan Presupuestario para el próximo año en el que reconocía que la economía crecería menos de lo esbozado tan solo cuatro meses antes y que el déficit público cerrará 2018 en el 2,2%.

El conflicto politico en Cataluña está afectando a la economía y está obligando a las principales casas de análisis a revisar a la baja sus estimaciones. En este contexto, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha publicado este jueves el informe sobre las líneas fundamentales de los presupuestos de las comunidades autónomas de 2018.

Tras su análisis, la Airef "considera factible el cumplimiento del objetivo del déficit público del 0,4% en 2018 para el conjunto de las comunidades. Pero advierte: "Este escenario presenta importantes incertidumbres que podrían afectar al cumplimiento de dichos objetivos: por un lado, la situación política en Cataluña, que podría rebajar hasta 10 puntos el grado de probabilidad de cumplimiento del déficit, hasta hacerlo improbable, y por otro el ajuste en las entregas a cuenta del sistema de financiación, afectado por la probable prórroga de los Presupuestos del Estado, conforme al nuevo escenario del crecimiento del 2,3% contemplado en el Plan Presupuestario.