Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas expedienta a la CNMC por no analizar el mercado de telecomunicaciones

Las normas europeas exigen que Competencia examine el sector cada cinco años

Bruselas / Madrid

Bruselas abre un nuevo expediente a España: denuncia que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no ha analizado el mercado de telecomunicaciones en los últimos cinco años, a pesar de que la factura telefónica sube por el aumento del precio de los paquetes a cambio de más servicios. La CNMC —inmersa en una batalla con el Gobierno por sus competencias— lleva más de un lustro sin elaborar el informe, relevante para detectar fallos de competencia que redundan en perjuicio de los consumidores. Se trata del primer paso para abrir un procedimiento de infracción por ese asunto.

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, en el Congreso
El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, en el Congreso

“El análisis de los mercados de telecomunicaciones es fundamental porque el sector evoluciona con rapidez y las reglas que existían hace cinco años pueden estar obsoletas ahora”, asegura el vicepresidente de la Comisión Europea, Andrus Ansip. Bruselas ha dado a la CNMC un plazo de dos meses para presentar el informe tras “incumplir sus obligaciones”, según una carta de emplazamiento fechada el pasado 4 de octubre que supone el primer paso para abrir un procedimiento de infracción.

La CNMC alega que en los últimos tiempos se ha centrado en analizar la neutralidad de las redes —el principal caballo de batalla en el sector, para evitar que los proveedores de servicios de internet y los Gobiernos traten de forma distinta el tráfico en la web—, y en garantizar la apertura a la fibra de Telefónica a otras empresas. “Ese análisis es preceptivo y estará en Bruselas en menos de dos meses”, aseguran las fuentes consultadas en Competencia.

El informe debía enviarse cada tres años a la Comisión, pero la nueva normativa —el Código de Comunicaciones Electrónicas Europeas, aprobado por el brazo Ejecutivo de la UE en 2016— permite hacerlo cada cinco. La CNMC envió su último análisis allá por marzo de 2012. Pero España no es el único país moroso: Bruselas también amenaza con la apertura del procedimiento de infracción a Bélgica, Hungría, Irlanda, Polonia, Rumania y Eslovenia.

El revés de Bruselas llega en medio de una batalla entre el Ministerio de Energía y la CNMC por las competencias del regulador. La CNMC lleva meses denunciando que el Gobierno quiere vaciar de contenido el organismo; el Ejecutivo alega que, como demuestra el expediente de la Comisión, la CNMC no hace un uso adecuado de sus competencias. El trasfondo de ese conflicto es otro expediente de Bruselas: la Comisión Europea abrió hace meses un procedimiento de infracción a España por impedir a la CNMC que fije las tarifas de la energía, como sucede en toda Europa y obliga la normativa europea. El ministro Álvaro Nadal se niega en redondo a ceder esa prerrogativa, pese a las presiones de la UE. Incluso ha llegado a sugerir, en un documento oficial, que España “está preocupada por la progresiva transferencia de competencias a instituciones no democráticas” —las agencias que velan por la competencia, pero también el BCE entran dentro de esa categoría—, en línea con lo que defienden partidos como Podemos.

España debe analizar el mercado mayorista de la telefonía fija, las tarifas de los móviles y el mercado de acceso de llamadas en las redes públicas de telefonía móvil, según la documentación enviada a Madrid. Bruselas insta a la CNMC a que analice “si el mercado de telecomunicaciones es realmente competitivo y, en su caso, que imponga medidas para evitar que se abuse de un poder de mercado significativo”, según la carta que firma Ansip.

Saber si las tarifas de los distintos servicios de telecomunicaciones (telefonía fija, móvil, Internet, datos y televisión de pago) en España son caras o baratas respecto al resto de países de la UE es una tarea casi imposible. Tres de cada cuatro hogares (el 75,3%) contrata estos servicios en paquetes, y la CNMC no publica estadísticas sobre los precios de los mismos y el desglose correspondiente.

Subidas de precios

A finales de 2016, el consumo medio de los hogares españoles en servicios de telecomunicaciones ascendió a 69,2 euros al mes (IVA incluido), 4,7 euros más respecto a un año antes, según el informe La Sociedad en Red 2016, que ha elaborado el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) del Ministerio de Industria, y que fue presentado la pasada semana.

El gasto medio mensual por hogar en el servicio de telefonía móvil destaca por encima del resto con una cifra que asciende a 33,3 euros. Seguidamente se encuentran la TV de pago (20,9 euros), Internet (18,3 euros) y la telefonía fija (17,2 euros) con unas cifras similares.

El grado de concentración es muy elevado en el sector, tras las adquisiciones de Jazztel y Ono por Orange y Vodafone, respectivamente. Los tres grandes —Movistar, Orange y Vodafone— concentran más del 90% del mercado tanto de la telefonía móvil como de la banda ancha fija.