Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos dice que “el empobrecimiento de la sociedad catalana sería brutal” con la independencia

Considera que el proceso es "inviable" y recuerda que el 75% de su producción quedaría sujeta a aranceles

El ministro de Economía, Luis de Guindos
El ministro de Economía, Luis de Guindos AFP

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, cree que el desafío catalán no afectará a la revisión de la calificación de España que algunas agencias internacionales, como Standard & Poor´s, deben realizar a finales de este mes, dado que "nadie" considera viable la independencia de Cataluña. El titular de Economía ha avisado que la independencia generaría "un empobrecimiento brutal" en la sociedad catalana, el paro se duplicaría, habría una fuga masiva de ahorros y el 75% de la producción quedaría sujeta a aranceles.

"(La independencia de Cataluña) es tan irracional que ni los inversores, ni los mercados de capitales ni mis colegas del Ecofin consideran que sea un escenario mínimamente viable y aceptable y, por lo tanto, no lo incorporan a sus cálculos. Por supuesto, el Gobierno no va a dejar que ocurra", ha subrayado en declaraciones a la Cope. El titular de Economía ha afirmado, además, que no tiene constancia de que se hayan producido deslocalizaciones empresariales a causa del debate catalán. Otra cosa distinta es que haya habido "cambios de domicilio social" por la "elevada tributación" que existe en Cataluña, ha matizado.

La respuesta del consejero de empresa catalán, Santi Vila, no se ha hecho esperar. Vila ha replicado a Guindos que "el anuncio de plagas bíblicas" no ayuda demasiado a "resolver la situación", que en su opinión no es un conflicto de nacionalidades, sino "de organización y reparto del poder" en España. El consejero ha añadido que el único dato "objetivo" es que las cifras de exportaciones, inversiones extranjeras en Cataluña y evolución del paro son "las mejores de la década".

El ministro ha asegurado que el debate catalán "no ha impactado por el momento" en los indicadores económicos porque los inversores, los mercados financieros y los que prestan dinero a España no se creen que vaya a haber independencia en Cataluña. Además, el responsable de Economía ha descartado que la situación en Cataluña vaya a dificultar que las cuentas de 2018 —que el Gobierno lleva este viernes al Consejo de Ministros— salgan adelante con los mismos apoyos que las de 2017, es decir los votos de Ciudadanos, PNV, Foro Asturias, UPN, Coalición Canaria y Nueva Canarias.

Impacto en la economía

Guindos ha insistido en que, desde el punto de vista económico, la separación de Cataluña sería "absolutamente irracional" y ha advertido de algunas de las consecuencias que tendría y "de las que no hablan" los defensores del proceso. Así, ha indicado que la independencia supondría la salida de Cataluña de la zona euro y de la UE, lo que conllevaría que el 75% de su producción estaría sujeta a un arancel. Por otro lado, ha añadido, los bancos con sede en Cataluña deberían cambiar su domicilio, lo que generaría una "incertidumbre brutal".

Al mismo tiempo, la Cataluña independiente tendría que crear su propia divisa, con una devaluación de entre el 30% y el 50%; su PIB se reduciría entre el 25% y el 30% y su tasa de paro se duplicaría. "El empobrecimiento de la sociedad catalana sería brutal", ha zanjado Guindos, que insiste en que "nadie con dos dedos de frente" considera que la independencia es un escenario viable. En su opinión, se trata de "un caballo de Troya" para que Cataluña tenga un gobierno "radical". "Y eso es lo que van a conseguir en última instancia", ha agregado.

Respecto al comportamiento de los salarios, el ministro ha dicho que el Gobierno no puede determinar las alzas salariales y que poco a poco irán acompañando el ritmo de la economía. No obstante, ha recordado que todavía hay que recuperar mucho empleo y que la pérdida del peso de los salarios en la tarta del PIB se debe exclusivamente a eso.