Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional alemán lleva a la justicia europea el programa de estímulos del BCE

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, reclama que la política de tipos bajos del BCE "termine pronto"

Alemania ha lanzado una ofensiva contra los estímulos de la política monetaria del BCE. El Tribunal Constitucional alemán ha emitido una resolución judicial en la que cuestiona la legalidad del programa de compra de deuda del BCE, pero opta por apelar a la justicia europea para que se pronuncie, antes de emitir una sentencia definitiva. La decisión judicial es un reflejo del intenso debate que en Alemania genera el papel de la institución presidida por Mario Draghi como financiador de déficits y por su política de bajos tipos de interés.

BCE
Jueces del Constitucional alemán AFP

El tribunal alemán considera que el BCE se extralimita en sus funciones al comprar activos de países endeudados y piensa además que se trata de una vulneración de los tratados europeos que prohíben expresamente financiar a los Estados. De existir tal vulneración, se estaría produciendo también una violación de la Constitución alemana, razón por la que se pronuncia el tribunal de Karlsruhe. El Constitucional pide a Luxemburgo que se pronuncie lo antes posible “debido a la naturaleza del caso”, según la declaración difundida por el tribunal. Los analistas esperan que Draghi ponga fin a finales de este año el programa de deuda que la justicia alemana pone en entredicho.

La decisión judicial es la respuesta a las demandas de dos políticos alemanes —derecha y extrema derecha— y de un jurista en 2015 y a una cuarta del año pasado, respaldadas por 1.700 firmas más. Compartir el riesgo de países terceros despierta un fuerte rechazo entre buena parte de la población alemana, que profesa una histórica animadversión a los números rojos. El BCE cifra en algo más de 60.000 millones las compras mensuales de activos, de un total acumulado de más de billón y medio de euros.

Una portavoz del BCE asegura que “toman nota” de la decisión de Karlsruhe y consideran que el programa de compra de activos “forma parte totalmente de nuestro mandato” y que en cualquier caso “corresponde en última instancia a la Corte Europea de Justicia determinarlo”.

Algo parecido estiman desde la oficina del comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, que consideran una buena señal que por segunda vez el Constitucional alemán envíe el caso a Luxemburgo. La primera, hace dos años, en la que estaba en cuestión otro mecanismo de compra deuda, (esta vez el llamado OMT), que fue declarado legal por la corte europea. El Ejecutivo comunitario está convencido de que el BCE actúa dentro de los límites de los tratados, indica un portavoz de Moscovici.

El Constitucional alemán deja sin embargo claro su parecer en un comunicado en el que asegura que hay “razones significativas que indican que las decisiones del BCE relativas al programa de compra de activos violan la prohibición de financiar y exceden el mandato de política monetaria del BCE y por lo tanto traspasa las competencias de los Estados miembros”.

Críticas de Schäuble

El proceso judicial en curso trata de averiguar si el llamado programa de compra de deuda pública del BCE, (PSPP por sus siglas en inglés) es incompatible con la Constitución alemana. Para ello, el tribunal de Karlsruhe considera necesario que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronuncie sobre si las multimillonarias compras de deuda son contrarias a los tratados europeos. En concreto trata de dictaminar entre otros puntos, si la compra de deuda viola la prohibición del BCE de financiar el déficit de los Estados, como establece el artículo 123 del Tratado del Funcionamiento de la Unión Europea.

Junto a la compra de deuda, los bajos tipos de interés son otra de las herramientas que utiliza el BCE para estimular la economía de la zona euro. Precisamente el lunes y en plena campaña electoral alemana, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble cargó de nuevo contra los bajos tipos de interés que considera dañinos para el bolsillo de los ahorradores alemanes. “No me agrada”, aseguró el ministro en un mitin electoral del partido de la canciller Angela Merkel, que aspira a un cuarto mandato el 24 de septiembre. “Espero que termine pronto”, añadió en alusión a los bajos tipos de interés para después concluir que “nadie discute seriamente que los tipos de interés están muy bajos para la fortaleza de la economía alemana”.

Los incentivos monetarios

EL PAÍS

El Banco Central Europeo (BCE) inició a principios de 2015 un programa de compra de deuda por el que ha adquirido más de dos billones de euros. La mayor parte de esta cantidad, en torno a 1,66 billones, corresponde a títulos de deuda pública.

El organismo que preside Mario Draghi continuará comprando bonos a un ritmo de 60.000 millones de euros al mes por lo menos hasta finales de año. A medida que la inflación se acerca al objetivo de quedar levemente por debajo del 2%, Draghi se ve en el dilema de diseñar un programa de salida de esta política de estímulos sin dañar la recuperación.