Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Naturhouse traslada su sede de Barcelona a Madrid

Félix Revuelta, fundador y presidente de la cadena, era uno de los empresarios más críticos con el proceso independentista

Félix Revuelta, presidente de Naturhouse, y Kilian Revuelta, vicepresidente en el toque de campana que marca la salida a Bolsa
Félix Revuelta, presidente de Naturhouse, y Kilian Revuelta, vicepresidente en el toque de campana que marca la salida a Bolsa

De vecino del Camp Nou a inquilino del madrileño barrio de Salamanca. La cadena de productos dietéticos Naturhouse anunció ayer a la Comisión Nacional de Valores (CNMV) su decisión de trasladar la sede social de la empresa de Barcelona a la capital por razones “operativas”. Félix Revuelta, fundador y presidente de la cadena, era uno de los empresarios más críticos con el proceso independentista en Cataluña.

En su notificación a la Comisión, la empresa justifica el traslado “ya que Naturhouse desde que en el pasado mes de abril de 2015 salió a Bolsa ha consolidado la dirección de la sociedad y del grupo en sus oficinas en Madrid”. Además allí se reúne el consejo de administración, se encuentan las direcciones operativas de la compañía y del grupo.

La empresa cuenta con con 1.900 franquicias distribuidas por 26 países. El primer semestre de este año facturó 13,4 millones de euros, un 3,4% menos que en el mismo periodo del año anterior. Revuelta ya había trasladado en 2015 a la capital española la sede de su holding Kiluva, la matriz de Naturhouse y entonces argumentó que buscaba la estabilidad de la capital frente a la incertidumbre que, a su juicio, le provocaba el clima político en Cataluña. Madrid además ofrece más ventajas fiscales.

El fundador de la compañía ha sido uno de los pocos empresarios que se ha mostrado públicamente en contra de la independencia. Asiduo de los encuentros organizados por asociaciones defensoras de la unidad de España como Sociedad Civil Catalana, Revuelta siempre defiende que solo los empresarios grandes pueden “decir lo que piensan” sobre el independentismo pues no dependen de la Administración o tienen parte de su negocio fuera de Cataluña. También se ha mostrado contrario al modelo autonómico que cree que entorpece la unidad de mercado.