Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft mejora un 26% el beneficio anual

El negocio de computación en la nube Azure dobla las ventas en un año

Una demostración de las HoloLens de Microsoft
Una demostración de las HoloLens de Microsoft AP

Microsoft despidió el ejercicio fiscal con un beneficio de 21.200 millones de dólares, de los que 6.510 millones corresponden al último trimestre. La ganancia neta representa una mejora del 26% respecto al conjunto de 2016. La tecnológica de Redmond elevó un 5% los ingresos, hasta los 96.660 millones, pese a ser una empresa con tres décadas de historia. Sus acciones se están negociando a niveles récord.

Microsoft es uno de los valores que mejor rendimiento tuvo durante los últimos cinco años en Wall Street, con una apreciación del 150%. Es la tercera mayor compañía cotizada del S&P 500 por detrás de Google y Apple. En ese periodo pasó de ser una compañía concentrada en la venta de programas informáticos a una de las potencias en el negocio de la gestión de datos, donde tiene como rivales a Amazon y Google.

La división de servicios computación en la nube registró ingresos de 27.440 millones en el ejercicio, de los que 7.430 millones corresponden al cuatro trimestre. Microsoft no desglosa el rendimiento de cada producto, pero si indica que el negocio de Azure creció un 97% en el año. La compañía está ofreciendo ahora un servicio híbrido que permite almacenar parte de la información en servidos privados.

La estrategia de Satya Nadella, su consejero delegado, busca en paralelo establecer un modelo de suscripción para el consumo de sus productos de productividad, como el Office 365. Eso le permite genera una fuente continua y predecible de ingresos. Las ventas de esta unidad de negocio rondaron los 8.450 millones en el trimestre y elevan el total para el ejercicio a 30.440 millones.

El proceso de evolución de Microsoft continúa y eso se traduce en ajustes en su estructura. Coincidiendo con el cierre de ejercicio anunció hace dos semanas un recorte de plantilla que afectará a 3.000 empleados en su departamento comercial, para concentrar los recursos en las ventas a empresas de servicios en la nube como el Azure y facilitar la asistencia técnica a los clientes en los paquetes de productividad.

Microsoft justifica que esta transformación es necesaria para adaptarse a los continuos cambios en el negocio y hacer frente a la competencia. Amazon y de Google tiene previsto presentar resultados la próxima semana junto a Facebook. Además, busca reducir su dependencia en la evolución de los ordenadores personales, cuyas ventas vuelven a estar a mínimos de hace una década.

Los resultados muestran que el negocio de computación personal registró ventas anuales por valor de 38.770 millones, lo que representa una caída del 4% respecto al ejercicio precedente. De ese total, 8.820 millones son del cuarto trimestre. Microsoft presentó en mayo nuevos modelos de los ordenadores Surface, donde rivaliza con Apple y pretende hacer frente a la popularidad del Chromebook de Google.

Los analistas esperan, en todo caso, que el mercado de los ordenadores personales empiece a estabilizarse tras 11 trimestres consecutivos de caídas en las ventas. También señalan que se mantiene el ciclo de actualización de las viejas versiones del sistema operativo Windows en las empresas. Todos estos productos, además, son cada vez más dependientes de la computación en la nube.