Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BELLEZA / SALUD

Volver al campo de batalla día tras día

La guerra no solo produce daños físicos. Son peores las heridas invisibles del alma que de no tratarse adecuadamente duran toda la vida

David Lynch Foundation. "Los sonidos de un trauma". Agencia Herezie, Francia.

Tener que participar en una guerra es una de las experiencias más traumáticas por las que puede pasar una persona.

De regreso a casa una vez terminado el conflicto, los nervios y el recuerdo de los días vividos hacen que puedan aparecer los efectos secundarios de este tipo de experiencias como la ansiedad, la depresión, la dependencia a drogas y alcohol e incluso el suicidio.

Cualquier ruido, cualquier situación de lo más cotidiano puede hacer saltar las alarmas en la cabeza del antiguo militar y desencadenar consecuencias imprevisibles.

Cómo no podía ser de otra manera, Estados Unidos es el país más afectado por tener el mayor número de soldados que ha participado en alguna de los múltiples enfrentamientos en las que su ejército ha participado.

Allí, el problema es muy serio. Con casi 24 millones de ex combatientes, en su inmensa mayoría muy jóvenes y poco formados, este colectivo dispone de pocas oportunidades para integrarse de nuevo en el día a día de su comunidad. La marginación y el desapego que muestran hacia ellos sus antiguos vecinos mezclado con las carencias psicológicas traídas del campo de batalla hacen que los vínculos se rompan convirtiéndose muchos de ellos en almas en pena vagando por las calles con su carrito de hipermercado. Se calcula que hay más de 300.000 personas en esta situación y viviendo en la calle.

Hasta la llegada de Obama a la presidencia de los Estados Unidos, la situación de los veteranos era un problema en la mente de todos, pero que nadie quería hacerle frente. Y aunque la situación ha mejorado ostensiblemente, está a años luz de dejar de ser una preocupación social.

Fundaciones privadas como la de David Lynch son y seguirán siendo muy útiles para ayudar a los veteranos de guerra a integrarse plenamente de nuevo en la sociedad. Para los interesados por el tema, en esta página pueden consultar organizaciones de servicios para los veteranos

Aquí en Europa, la holandesa Royal Dutch Guide Dog Foundation, además de ser una organización de perros guías para personas ciegas, entrenan perros para conseguir apaciguar el estrés postraumático de los soldados venidos del infierno.

The Royal Dutch Guide Dog Foundation. "Perros veteranos". Agencia Selmore, Holanda.

Vivir desde dentro una guerra ya es de por sí bastante duro y estresante como para tener que afrontar solo los efectos colaterales a la vuelta.