Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Banca Monte dei Paschi recortará el 30% de las oficinas y el 21% de la plantilla hasta 2021

El Estado inyectará 5.400 millones para salvar al banco más antiguo del mundo

Clientes usando un cajero automático del Monte Dei Paschi en Florencia.
Clientes usando un cajero automático del Monte Dei Paschi en Florencia. REUTERS

El proceso de reestructuración bancaria que atraviesa Italia con cierto retraso respecto al resto de Europa —y que sigue inquietando por el posible efecto contagio— toca hoy uno de los huesos duros del sistema. Después del rescate llegan los recortes al Monte dei Paschi di Siena (BMPS), el banco más antiguo del mundo, fundado en 1472. La entidad ya tiene un plan para los próximos cinco años. El proyecto cuenta con el visto bueno de la Comisión Europea, que el martes pasado autorizó el uso de dinero público para el rescate preventivo de la entidad y prevé el recorte de 5.500 empleos, el 21,5% del total, así como el cierre de 600 sucursales, un 30%, hasta 2021.

Como ha sucedido también con el rescate de los bancos de Veneto - Popolare di Vicenza y Veneto Banca-, la entidad toscana no asumirá sus activos tóxicos. Para ello se creará también una suerte de banco malo donde irán a parar unos 28.600 millones de euros en préstamos improductivos y desinversiones en entidades y empresas participadas no estratégicas. Todo el proyecto ha despertado ciertos en recelos en países como Alemania, por la utilización del dinero púbico, y agravios respecto a otros casos.

En Bankia, cuyo ejemplo podría recordar al de BMPS, Bruselas fue más severo y obligó a cerrar el 39% de las oficinas y prescindir del 28% de la plantilla. Monte dei Paschi tendrá ayudas del Estado de 5.400 millones y un recorte del valor de las acciones y de los bonos de deuda subordinada por 4.300 millones. El objetivo, según recoge Europa Press, es alcanzar un nivel "adecuado" de rentabilidad en 2021, cuando la entidad espera alcanzar un beneficio neto de 1.200 millones de euros, frente a las pérdidas de 3.200 millones de 2016, con una rentabilidad sobre recursos propios (RoE) del 10,7%.

El plan de reestructuración aprobado por la Comisión Europea para dar luz verde a la recapitalización preventiva del banco toscano supondrá una ampliación de capital de 8.100 millones, de los que 3.900 millones corresponden a la ampliación suscrita por el Ministerio de Economía y Finanzas de Italia y 4.300 millones a las pérdidas asumidas por accionistas y bonistas júnior. Además, el Estado destinará 1.500 millones a compensar a los inversores minoristas que tengan deuda subordinada.

La operación del MPS es “la vuelta de tuerca para todo el sistema bancario italiano”, ha señalado el ministro de Economía Pier Carlo Padoan. Además, ha subrayado que la intervención minimiza el desemblsos del Estado y por lo tanto “no hace pesar el rescate sobre los hombros de los contribuyentes”. El ministro cree que, a largo plazo, Italia no solo recuperará el dinero sino que puede tener algún “premio”. Marco Morelli, el administrador delegado del MPS -que ha reconocido la fuga de depósitos en los últimos meses, pero ha señalado que ha recuperado ya 5.500 millones de euros en ese concepto- ha calificado el plan como “hito” para la banca.

"El plan de reestructuración se sustenta sobre cuatro pilares", explicó la entidad italiana, señalando que reenfocará su actividad al segmento minorista y de pymes mediante la simplificación y digitalización de su negocio, renovando su modelo operativo para reducir su ratio de costes e ingresos por debajo del 51% para 2021.

Bruselas fue más severo con Bankia ya que le obligó a cerrar el 39% de las oficinas y prescindir del 28% de la plantilla

Con vistas a mejorar la eficiencia de su modelo operativo, BMPS llevará a cabo un "completo rediseño" de su red, reduciendo el número de sucursales de las cerca de 2.000 oficinas de 2016 a unas 1.400 para 2021, mientras que reducirá su plantilla de 25.566 trabajadores en unos 5.500 empleados. Unos 4.800 pasarán al fondo de pensiones incentivado conocido como 'Fondo de Solidaridad', mientras 450 trabajadores se verán afectados por los cierres o desinversiones previstos y 750 corresponderán a la evolución natural, a la par que el banco prevé contratar 500 nuevos trabajadores.