Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grandes puertos sortean la huelga con pactos individuales con los estibadores

El seguimiento de los paros cae hasta el 22,7%, según Puertos del Estado

Valencia / Madrid

Las empresas de los tres principales puertos de España en el movimiento de mercancías (Algeciras, Valencia y Barcelona) consiguieron sortear este miércoles la huelga con acuerdos individuales entre compañías y estibadores. Esto provocó que el seguimiento fuese solo del 22,7%, según Puertos del Estado. En este nuevo contexto, el paro perdió fuelle. Aunque se mantuvo la huelga, esta se hizo de forma selectiva. Es decir, solo contra las empresas que todavía no tienen acuerdo.

El Puerto de Valencia durante una de las jornadas de paro de estibadores.
El Puerto de Valencia durante una de las jornadas de paro de estibadores.

Los estibadores portuarios han encontrado una salida al bloqueo en la negociación con pactos empresa a empresa. Al menos lo hicieron en nueve de los 28 puertos públicos que hay en España, donde hubo acuerdo con todas o parte de las compañías que operan en ellos. Esto debilitó todavía más la posición de la patronal Anesco y provocó que la huelga de este miércoles se diluyera. En realidad, lo que no hubo fue un paro real y sí uno selectivo contra las empresas que no han pactado todavía un compromiso de garantía del empleo.

Esta nueva estrategia de los trabajadores se fraguó a finales de la semana pasada, tras el enésimo bloqueo de Anesco, según fuentes sindicales. Primero se pactó con firmas del Puerto de Barcelona. A estas se unieron el martes las dos que operan en Algeciras. Y este miércoles, a primera hora, los trabajadores del Puerto de Valencia acordaron en asamblea un pacto con la mayoría de navieras que operan en su puerto.

Este movimiento en los tres principales puertos españoles —agrupan el 43% de las toneladas que se transportaron en 2016— hizo que se firmasen más acuerdos con otras compañías. A lo largo de la jornada se dieron a conocer nuevos pactos en los puertos de Baleares, Castellón, Gijón, Las Palmas, Tenerife y Sevilla, según Puertos del Estado. De esta forma, la negociación entre sindicatos y patronal queda en entredicho y los trabajadores amenazan con desacreditar a Anesco como interlocutor.

A pesar de estos pactos, que se pueden entender como avances, la situación de conflicto no se ha superado y solo queda en punto muerto hasta final de septiembre. En este periodo, los estibadores se comprometen a no secundar los paros con estas compañías a cambio del compromiso de subrogación de los estibadores. Los trabajadores destacan la disposición de las empresas a llegar a acuerdos, “ya sea a través de Anesco o de otra asociación”.

Así, la dificultad en la negociación queda ahora en los puertos y compañías con un tráfico menor, en los que los trabajadores tienen menos capacidad de presión. El calendario de huelgas continúa y se mantendrá la presión contra ellos, lo que puede suponer la pérdida de tráfico para las compañías que no tengan acuerdo.

Menos paros

La jornada de paro de este miércoles fue la de menor seguimiento (22,7% según Puertos del Estado) e incidencia en la actividad portuaria, en comparación con las huelgas realizadas en las semanas previas. La línea a seguir por los sindicatos, como afirmaron en un comunicado este martes, es mantener los paros como “medida de presión” contra las empresas con las que no tengan acuerdo. “Ejercer el derecho a la huelga no es más que el último recurso que tienen los trabajadores una vez agotadas todas las vías de negociación”, defienden.

Por ello, la Plataforma de Inversores en Puertos Españoles (PIPE), que agrupa a empresas del sector, pidió este miércoles amparo a las autoridades nacionales y europeas ante lo que denomina un “chantaje” por parte de Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, sindicato mayoritario de los estibadores.

PIPE insiste además en que el acuerdo planteado por los sindicatos no respeta la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), ni la reforma española del sector, como ya decía la patronal Anesco en su respuesta a la propuesta. "Elimina una vez más el poder de decisión y dirección de las empresas para poder controlar desde las Sagep (sociedades anónimas de gestión de estibadores portuarios) las condiciones laborales mediante la coacción", asegura la plataforma en el comunicado.

Más información