Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas e Italia acuerdan el rescate del banco italiano Monte dei Paschi

La recapitalización supondrá la inyección de dinero público y la imposición de pérdidas a accionistas y bonistas júnior

Fachada de la sede de la italiana Banca Monte dei Paschi di Siena.
Fachada de la sede de la italiana Banca Monte dei Paschi di Siena. EFE

La Comisión Europea ha alcanzado un principio de acuerdo con el Gobierno italiano para la recapitalización preventiva del Monte dei Paschi, el banco italiano que ha traído de cabeza a las autoridades por sus problemas de liquidez y morosidad. El pacto está condicionado a que el BCE certifique la viabilidad del banco, y aportará oxígeno a la entidad en forma de dinero público: Italia proporcionará una cantidad de capital aún por determinar sin que eso suponga incumplir las estrictas reglas comunitarias que limitan las ayudas estatales a empresas. A cambio tendrá que aplicar los recortes que la Comisión Europea exija, que podrían materializarse en forma de despidos y cierre de sucursales.

El pacto también pone coto a los excesos salariales. Los altos ejecutivos del banco más antiguo del mundo —su fundación se remonta a 1472— tendrán que aceptar limitaciones: cobrarán como máximo diez veces más que la nómina media de un empleado de la entidad, incluyendo todo el paquete de remuneraciones.

"Italia podrá inyectar capital en Monte dei Paschi como medida de precaución, en línea con las reglas de la UE, limitando al mismo tiempo la carga para los contribuyentes italianos. El banco tendrá que realizar una profunda reestructuración para garantizar su viabilidad, incluyendo la limpieza de los créditos morosos en su balance", ha dicho en un comunicado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, que ha negociado el acuerdo con el ministro italiano de Economía, Pier Carlo Padoan. Las autoridades confían en que el fin de las incertidumbres que pesan sobre el banco mejore el acceso al crédito y repercuta positivamente en la anémica economía italiana.

A finales de diciembre, el Banco Central Europeo advirtió de que el Monte dei Paschi di Siena necesitaba una capitalización de 8.800 millones de euros. Cinco meses después del inicio de las discusiones en torno al futuro de la entidad, el plan de reestructuración acordado entre Roma y Bruselas para el cuarto mayor banco de Italia supone la imposición de pérdidas a accionistas y bonistas júnior, pero también abre la puerta a que los ahorradores puedan recuperar su capital: los inversores minoristas que no fueron correctamente informados de los riesgos serán compensados, tal y como sucedió con los preferentistas españoles. El banco deberá convertir sus bonos en acciones y recomprarlas.

Más información