Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía alemana investiga al presidente de Volkswagen

Matthias Müller podría haber cometido un delito de manipulación de mercado, según la revista 'Wirtschaftswoche'

Matthias Müller, presidente de Volkswagen, y Han Dieter Pötsch, de su junta directiva, el pasado mes de marzo en Hannover (Alemania)
Matthias Müller, presidente de Volkswagen, y Han Dieter Pötsch, de su junta directiva, el pasado mes de marzo en Hannover (Alemania) EFE

El escándalo de las emisiones contaminantes que estalló en septiembre de 2015 en Estados Unidos y que ha costado a Volkswagen miles de millones de dólares sigue deparando nuevas sorpresas. La más reciente afecta nada menos que a Matthias Müller, el actual presidente del mayor constructor de automóviles de Europa.

La Fiscalía de Stuttgart, según reveló este miércoles el semanario económico Wirtschaftswoche, abrió una investigación contra el primer ejecutivo de Volkswagen, contra su antecesor en el cargo, Martin Winterkorn, y contra el actual presidente del Consejo de Supervisión, Hans-Dieter Pötsch. Los tres podrían haber cometido un presunto delito de manipulación de mercados que afectó en su momento a las acciones de Porsche, la filial del consorcio automovilístico que presidía Müller cuando estalló el escándalo.

La denuncia presentada ante la fiscalía fue hecha, según el semanario, por la Oficina Federal de Supervisión de Servicios Financieros (BaFin) en el verano de 2016, “ante la sospecha de manipulación de mercado basada en la información”. Los dos actuales altos ejecutivos de Volkswagen y Winterkorn habrían ocultado información sobre el escándalo antes de que fuera hecho publico, con la esperanza de llegar a un acuerdo amistoso y secreto con la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA en sus siglas en inglés).

Cuando estalló el escándalo de las emisiones, Matthias Müller era el máximo ejecutivo de Porsche y miembro de la junta ejecutiva de Volkswagen. Esta es la primera vez que su nombre aparece vinculado a una investigación oficial. Pötsch y Winterkorn, en cambio, ya tienen antecedentes en la Fiscalía de Braunschweig, que los investiga por el mismo delito que ahora desean aclarar los fiscales de Stuttgart.

En el mes de noviembre de 2016, Volkswagen confirmó que la fiscal de Braunschweig había iniciado sendas investigaciones ante la sospecha de que Pötsch y Winterkorn tuvieron un papel activo en la manipulación de mercado por no revelar lo que sabían sobre el trucaje de las emisiones de gases de los vehículos de la empresa, una acción que causo un daño enorme a los accionistas de la marca Volkswagen.

“Basándose en el examen cuidadoso realizado por expertos legales internos y externos, la compañía reitera su confianza en que los miembros de la Junta Ejecutiva de Volkswagen cumplieron su deber de informar sobre la situación, de acuerdo con la ley que regula el mercado de capitales”, señalo entonces la compañía, que confirmaba así la investigación iniciada en Braunschweig.

La nueva investigación de la Fiscalía de Stuttgart pone en entredicho la actuación de Müller. Está basada en una investigación realizada por BaFin, que descubrió que el actual hombre fuerte de Volkswagen, en su etapa al frente de Porsche, no ofreció informaciones correctas sobre los problemas que podrían afectar el valor de las acciones de la compañía a causa del escándalo de emisiones.