Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España participará en las obras para la megapapelera de Uruguay

Un consorcio hispano-uruguayo adecuará 174 kilometros de carretera entre la nueva planta y Montevideo

El presidente español, Mariano Rajoy, y el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, se saludan en Montevideo.
El presidente español, Mariano Rajoy, y el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, se saludan en Montevideo. REUTERS

España participará en las obras de infraestructura necesarias para poner en marcha la nueva planta de celulosa de Paso de los Toros, la mayor inversión de la historia de Uruguay, con un montante estimado en 5.000 millones de dólares. En una rueda de prensa con el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, ha anunciado que una firma española en consorcio con otra uruguaya, cuyos nombres no ha revelado, se hará cargo de adecuar los 174 kilómetros de carretera entre Paso de los Toros y Montevideo, por 200 millones de dólares.

La construcción de la papelera, que debe iniciarse el año que viene y concluir en 2020, está pendiente de que culminen las negociaciones entre el Gobierno uruguayo y la empresa finlandesa UPM, que reclama la exención del impuesto del impuesto de patrimonio. Vázquez se ha mostrado dispuesto a llegar a un acuerdo “en el marco de la ley” uruguaya. La planta de Paso de los Toros, con una capacidad de dos millones de toneladas anuales de pasta de celulosa, será la mayor de UMP, que ya cuenta con otra en Uruguay, y generará 8.000 empleos. El Estado uruguayo deberá gastar mil millones de dólares en adecuar la red ferroviaria, las carreteras y el propio puerto de Montevideo.

Tabaré Vázquez ha subrayado que este proyecto es solo una parte del plan de infraestructuras que, por valor de 12.500 millones de dólares, ha puesto en marcha su Gobierno, que espera financiarlo con inversiones públicas y privadas.

En sus entrevistas con Vázquez y con el presidente brasileño, Rajoy se ha comprometido a hacer todo lo posible para que antes de final de año se llegue a un “acuerdo político” sobre el futuro tratado de asociación y libre comercio entre la UE y Mercosur. Después de años bloqueadas, las negociaciones se reanudaron en 2016 y la posibilidad de un acuerdo, que afectaría a más de 700 millones de consumidores a ambos lados del Atlántico, está ahora “más cerca que nunca”, en palabras de Rajoy.

Más allá de su impacto económico, el pacto entre UE y Mercosur tendría un importante efecto político en un momento en que soplan vientos proteccionistas desde la nueva administración estadounidense. Se trata, además, de aprovechar la ventana de oportunidad que brinda el hecho de que tanto Mauricio Macri como Temer, presidentes de Argentina y Brasil, las dos potencias económicas sudamericanas, apuesten por el libre comercio y el segundo ocupe durante el segundo semestre de este año la presidencia de turno de Mercosur.