Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El trabajo en fin de semana, cosa de jóvenes

Los porcentajes de ocupados que acuden a su puesto en sábado o domingo son más elevados entre los grupos de menor edad

Un camarero sirve bebidas en una terraza en la plaza de la Virgen de Valencia.
Un camarero sirve bebidas en una terraza en la plaza de la Virgen de Valencia. EFE

"Este fin de semana no puedo, tengo que trabajar". ¿Cuánta gente puede decir esta frase sin faltar a la verdad? Según el INE, la mayoría de trabajadores, no. Así se desprende de las variables de submuestra de la Encuesta de Población Activa de 2016 (un análisis detallado de algunas de las variables de la encuesta), que concluye que un 77% de los 18,34 millones de personas ocupadas no trabajaron ningún domingo y un 60,6% no lo hizo en sábado. Los hombres trabajan más en fin de semana que las mujeres y los jóvenes, más que los maduros.

La estadística demuestra, con los datos de 2016, que es más habitual trabajar el sábado que el domingo. Así, 11,12 millones de ocupados afirman no trabajar los sábados, un 60,6%. El porcentaje es el mismo que en los dos años anteriores, aunque el número absoluto crece al ritmo que lo ha hecho el número absoluto de ocupados. El porcentaje de los que afirman no trabajar los domingos es superior. 14,12 millones de ocupados, un 77%, respetan el descanso dominical, un punto porcentual más que en 2015.

Entre los que sí trabajan el fin de semana, el grupo más habitual es el que lo hace con asiduidad, dos o más veces al mes. Así, los ocupados que acudieron a su puesto de trabajo dos o más domingos al mes suponen el 17,3% (3,18 millones) y los que lo hicieron dos o más sábados fueron el 30,9% (5,66 millones), por un 4,1% y un 5,7% que trabajaron un solo domingo o un solo sábado al mes, respectivamente.

En general, más hombres acudieron al trabajo en fin de semana que las mujeres, aunque hay excepciones. Así, el porcentaje de hombres que no trabajó ningún domingo fue del 75,6%, por el 78,7% de las mujeres. Los que no trabajaron ningún sábado fueron el 59,5%, mientras que las que no lo hicieron fueron el 62%. Sin embargo, un 31,1% de las mujeres trabajaron dos o más sábados al mes, por un 30,7% de hombres. Los hombres vuelven a superar a las mujeres trabajadoras habituales de los domingos: un 18,2% de los hombres trabajó dos o más, frente al 16,3% de las mujeres.

Otra de las conclusiones que se pueden sacar de los datos hechos públicos este jueves por el INE es que los ocupados jóvenes trabajan más en fin de semana. Si un 77% de los ocupados no trabajó ningún domingo, el porcentaje cae hasta el 66,8% en el grupo de trabajadores de entre 16 y 24 años. A medida que se avanza en la escala de edad, el porcentaje de los que no trabajan en domingo tiende a crecer: un 75,2% entre 25 y 34 años; un 78,1% entre 35 y 44; un 77,9% entre 45 y 54, y un 78,6% entre los mayores de 55. Al contrario, el porcentaje de los jóvenes de entre 16 y 24 años que trabajan dos o más domingos es del 25,7%, más de nueve puntos por encima de los mayores de 55 años.

Los sábados, el fenómeno es parecido. Menos de la mitad de los jóvenes de entre 16 y 24 años (un 45,2%) no trabajó ningún sábado, porcentaje que crece a medida que aumenta la edad hasta llegar al 63,9% de los mayores de 55 años. Los trabajadores de 16 a 24 años que acudieron a su puesto dos o más sábados al mes es del 43%, 12 puntos más que la media (30,9%) y 13,2 puntos más que el grupo de trabajadores más veteranos.

El teletrabajo no despega

Las nuevas tecnologías hacen posible que muchos trabajadores puedan hacer su trabajo, o al menos parte. Esa realidad choca en España con otra, la del presentismo, que hace que muchos trabajadores estén en su puesto de trabajo pese a que, al menos en teoría, podrían hacer sus tareas desde casa. Según los datos de INE, en España apenas se usa esa posibilidad. Un 92,8% de los ocupados no trabajó ningún día desde su domicilio, un porcentaje una décima por encima del de 2015. De hecho, desde 2010, el dato apenas ha variado. Aquel año, un 93,2% de los ocupados no trabajó desde casa. Un 3,5% de los ocupados trabajó más de la mitad de los días desde casa y un 2,9% lo hizo ocasionalmente.

En el caso del trabajo a domicilio, apenas hay diferencias por sexos (un 92,5% de los hombres no lo hizo en 2016, por un 93,1% de las mujeres), pero sí se puede afirmar que, cuanto más joven el trabajador, menos trabajó desde casa. El 97,7% de los ocupados entre 16 y 24 años no trabajó desde casa ningún día, 6,4 puntos más que los mayores de 55 años.

Más información