La Audiencia de Madrid reabre la causa contra Rato por las conferencias

El juez archivó la investigación en noviembre porque el delito fiscal había prescrito

El expresidente de Caja Madrid Rodrigo Rato.
El expresidente de Caja Madrid Rodrigo Rato. EFE
Más información
Miguel Blesa y Rodrigo Rato eluden la cárcel por las ‘black’ sin ninguna medida cautelar
La Fiscalía solo pedirá medidas cautelares para Blesa por las ‘tarjetas black’
Rato cobraba hasta 65.000 euros por cada conferencia que daba en cajas y empresas

La Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado la reapertura de la causa que investigaba al exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato por supuestas irregularidades fiscales en la facturación de sus conferencias. El titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, encargado de investigarla, la archivó el pasado noviembre tras considerar que el delito había prescrito.

Los magistrados han estimado un recurso del fiscal. Consideran que el procedimiento debe seguir porque el ejercicio del año 2012 no ha prescrito y el supuesto fraude superaría el umbral de los 120.000 euros, a partir de los cuales el Código Penal comienza a considerar que se ha cometido delito.

El juez Antonio Serrano Arnal tiene que retomar ahora una investigación en la que la sala ha considerado acreditados indicios de un posible fraude superior a los 670.000 euros. La operación, reportada por la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de la Agencia Tributaria,  investigaba la colaboración de Rato con Bureau Consulting (BCC), empresa de la que recibió un total de 1,66 millones de euros y a la que facturaba por las conferencias impartidas entre 2007 y 2014 a través de la mercantil Arada.

La pieza forma parte de la causa que instruye el magistrado Serrano Arnal sobre la fortuna del exvicepresidente y a la que se añadió recientemente un informe sobre su entramado societario según el cual habría defraudado cuotas por un importe total cercano a los 6,8 millones de euros entre los años 2004 y 2015.

Como apunta la ONIF, tras abandonar el FMI en 2007, Rato regresó a España y se dedicó a pronunciar conferencias, además de trabajar para Lazard, Caja Madrid y Bankia, así como asesorar a Telefónica, Santander y CaixaBank. Según la policía antifraude, participa en 39 charlas que factura a través de Arada, una de las sociedades clave en su entramado para eludir el IRPF. Entre 2007 y 2014 facturó 1.409.334 euros, lo que supone 36.136 euros por charla.

Según la relación de ingresos por conferencias que la Agencia Tributaria ha recogido en el informe entregado al juez, los más generosos a la hora de retribuir a Rato por su tiempo fueron Repsol y Caja Madrid con un pago de 65.000 euros por charla.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS