Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen gana 5.144 millones y supera el ‘dieselgate’ en un solo año

El gigante automovilístico tuvo que hacer frente a efectos extraordinarios del escándalo de los motores trucados de 7.520 millones

Fábrica de Volkswagen en Wolfsburg, Alemania.
Fábrica de Volkswagen en Wolfsburg, Alemania. AFP

La vuelta a los beneficios permite al grupo Volkswagen ir superando poco a poco el escándalo de las emisiones de gases contaminantes. El consorcio automovilístico alemán obtuvo en 2016 un beneficio neto de 5.144 millones de euros, frente a las pérdidas de 1.582 millones en el ejercicio anterior, según anunció la compañía el martes. Volkswagen tuvo que hacer frente a efectos extraordinarios, principalmente derivados de las provisiones por el caso de los software trucados, de 7.520 millones de euros. La filial española Seat obtuvo un resultado récord con un beneficio operativo de 153 millones de euros.

La marca Volkswagen se convierte en el capítulo más preocupante de las cuentas de la compañía. Mientras Audi y Porsche experimentaron avances sustanciales, la marca principal del grupo registró descensos tanto en su facturación como en los beneficios. "El grupo está financieramente bien equipado para superar las consecuencias de la crisis del diésel”, aseguró el máximo ejecutivo de la empresa, Matthias Müller, desde Wolfsburgo (Alemania).

Volkswagen insistió en los avances realizados para superar el escándalo del diésel, una crisis estallada en septiembre de 2015, pese al impacto en sus resultados de las provisiones extraordinarias. El gigante automovilístico realizó en 2015 provisiones de 16.200 millones de euros con el fin de anticipar el impacto del dieselgate, mientras que en 2016 esta partida se redujo hasta los 6.400 millones de euros.

En Estados Unidos, la empresa tendrá que hacer frente al pago de alrededor de 24.000 millones de euros, después de alcanzar un acuerdo con el Departamento de Justicia del país, en concepto de multas, reparaciones técnicas, recompra de vehículos y también por las contribuciones que tendrá que realizar a la mejora de la calidad del aire y al impulso de tecnologías verdes en el país.

La facturación del consorcio al cierre del año pasado se elevó un 1,9%, hasta 217.267 millones de euros, mientras que sus ventas mundiales de vehículos alcanzaron una cifra récord de 10,29 millones de unidades. Esto supone una progresión del 3,7% respecto a 2015 que le permite finalizar el ejercicio como el primer fabricante mundial de automóviles por delante de Toyota.

El máximo responsable de la multinacional apuntó que este crecimiento comercial se registró a pesar del impacto de la crisis del diésel y de la complicada situación en algunos mercados como Brasil y Rusia, a lo que contribuyó la evolución positiva de Europa Occidental y Central y de la región de Asia-Pacífico.

La entidad con sede en Wolfsburgo logró un beneficio operativo de 7.103 millones de euros en el conjunto de 2016, en comparación con las pérdidas de 4.069 millones de euros del año anterior.

El consorcio alemán registró una liquidez neta de su división de Automoción a 31 de diciembre de 2016 de 27.180 millones de euros, lo que representa una progresión del 10,8% si se compara con los 24.522 millones de euros del año pasado. La plantilla mundial creció un 2,7%, hasta 626.715 personas.

Previsiones para 2017

La multinacional confía en volver a registrar un nuevo récord mundial de ventas en 2017, puesto que estima contabilizar un crecimiento comercial “moderado” tras la cifra histórica de 2016. Todo ello a pesar de las complicadas condiciones de mercado, así como de la competencia, de la volatilidad de los tipos de cambio y de las consecuencias de la crisis del diésel.

La previsión para este ejercicio contempla mejorar hasta un 4% los ingresos del conjunto del grupo y de las divisiones de Turismos y de Vehículos Comerciales, mientras que el margen operativo se situará en la horquilla de entre el 6% y el 7%, en línea con el 6,7% contabilizado en 2016.

Más información