Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La balanza por cuenta corriente de España alcanza un superávit histórico del 2% en 2016

El año pasado se produjo una salida de capitales de 86.000 millones, una gran parte para pagar deudas con inversores extranjeros

Un operario observa las labores de carga de un contenedor en un camión en un puerto.
Un operario observa las labores de carga de un contenedor en un camión en un puerto. EFE

La balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un superávit de 22.306 millones al final de 2016. Esta cifra supone un nuevo récord desde que existen cifras comparables y un incremento del 51,4% respecto al ejercicio anterior, según los datos difundidos este martes por el Banco de España.

El saldo positivo de la balanza por cuenta corriente en 2016 equivale a casi un 2% del PIB. El buen dato explica que España obtiene más recursos de los que necesita en sus relaciones comerciales y financieras con el mundo. Algo que se ha producido a raíz de la devaluación interna producida durante la crisis financiera, por la mejora del potencial exportador de las empresas españolas, así como por el auge del turismo. Por eso, la cifra de la balanza por cuenta corriente viene determinada por el mayor superávit de bienes y servicios (un 23,2% más que en 2015, hasta 32.328 millones) y un menor déficit de la balanza de rentas, que descendió un 12,8%, hasta los 10.023 millones de euros.

El superávit de la balanza por cuenta corriente logrado en 2016 cumple el objetivo oficial del Gobierno y muestra que la economía española "sale de la crisis con una composición del PIB equilibrado y robusto", según destacaron a Europa Press en fuentes del Ministerio de Economía.

El cálculo del 2% del PIB se realiza con arreglo a la previsión de PIB contenida en las últimas estimaciones del Gobierno para el cierre de 2016, que Economía da "por cumplido" de acuerdo con el avance del Instituto Nacional de Estadística (INE).

De acuerdo con los datos del Banco de España, la balanza de bienes y servicios obtuvo un superávit de 32.328 millones de euros al cierre del año, frente a los 26.228 millones del ejercicio precedente, mientras que la balanza de rentas primaria (rentas de trabajo, de la inversión, impuestos sobre producción y la importación y subvenciones) y secundaria (transferencias personales, impuestos corrientes, cotizaciones y prestaciones sociales, etc.) registró un déficit de 10.023 millones, inferior al desfase de 11.503 millones de 2015.

Por su parte, el saldo de la cuenta de capital (ingresos menos pagos) mostró un superávit de 4.551 millones, inferior a los 7.008 millones obtenidos el ejercicio precedente.

El saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, que determina la capacidad o necesidad de financiación de la economía española, ascendió a 26.857 millones de euros en 2016, por encima de los 21.733 millones de euros de 2015.

Superávit en diciembre

Atendiendo únicamente a los datos de diciembre de 2016, la balanza por cuenta corriente registró en el último mes del año pasado un superávit de 3.409 millones de euros, frente al saldo positivo de 3.008 millones de euros registrado en igual mes de 2015.

En la balanza de bienes y servicios se contabilizó un superávit de 383 millones de euros, casi 200 millones por encima del de diciembre de 2015, mientras que la balanza de rentas primaria y secundaria presentó un superávit de 3.026 millones de euros, un 7,4% más que en el mismo mes del ejercicio anterior.

La cuenta de capital, por su parte, registró un superávit de 2.028 millones de euros (2.274 millones de euros en diciembre de 2015), en tanto que el saldo conjunto de las cuentas corriente y de capital, con el que se determina la capacidad o la necesidad de financiación de la economía, se situó en 5.437 millones de euros, frente a los 5.282 millones de un año antes.

Salida de capitales

La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los residentes españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo periodo. En 2016 salieron de España 87.600 millones de euros, por encima de los 65.300 millones de euros de 2015.

Sólo en el mes de diciembre salieron de España 4.500 millones de euros por compra de activos, desendeudamiento y desinversiones, frente a la salida de 19.000 millones en igual mes de 2015.

En concreto, por inversiones directas salieron de España 4.700 millones de euros, mientras que por inversión de cartera entraron en el país 9.500 millones de euros y por otras inversiones se perdieron 9.100 millones.

La posición neta del Banco de España frente al exterior aumentó por importe de 3.500 millones de euros en el último mes de 2016, pero disminuyó en 53.600 millones en el conjunto del año.