Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carstens prolonga su mandato a petición de Peña Nieto

El gobernador del Banco de México permanecerá hasta noviembre al frente de la institución, cinco meses más de lo pactado

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.
El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

El guardián de la política monetaria mexicana seguirá cinco meses más al frente del banco central. El presidente Enrique Peña Nieto, ha solicitado este lunes al gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, que permanezca en su cargo hasta noviembre, una petición que, según un comunicado de la institución, él ha aceptado. En diciembre del año pasado, menos de un mes después de la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, Carstens renunció al puesto para ponerse al frente del Banco de Pagos Internacionales –el coordinador de los bancos centrales de todo el mundo– a partir del 1 de julio. Sin embargo, consciente de la inestabilidad que la llegada del republicano a la Casa Blanca supone para la economía mexicana, el Gobierno mexicano ha movido ficha para alargar el mandato de un gobernador que goza de gran respeto internacional.

En sus más de siete años a cargo del banco central –precedidos por otros tres la frente del departamento de Hacienda del Ejecutivo mexicano, el de mayor relevancia en el ámbito económico–, Carstens ha logrado concitar el apoyo casi unánime dentro y fuera de México. Los principales objetivos de su mandato han sido mantener una inflación baja y reforzar la estabilidad del sistema financiero, dos factores que cobran especial relevancia en una nación emergente. Y en un momento como el actual, en el que a la amenaza de gran calado que supone la llegada de Trump a la presidencia de la primera potencia mundial –cliente del 70% de las exportaciones mexicanas–, se une la debilidad del precio del petróleo –del que México es exportador neto– y la paulatina normalización de la política monetaria en EE UU, la estabilidad es clave. Estos factores han provocado una fuerte depreciación del peso en los últimos meses: en medio año se deja más de la quinta parte de su valor frente al dólar. Para contener esta escalada y moderar las crecientes expectativas de inflación, el instituto emisor mexicano, bajo la batuta de Carstens, ha subido las tasas de interés 325 puntos básicos desde finales de 2015.

México ha sido objetivo prioritario de Donald Trump desde su elección, que el propio Carstens tildó de potencial "película de terror" para México. Los dardos han sido especialmente incisivos y dañinos en el campo económico: ha prometido renegociar el TLCAN, el tratado que desde 1994 rige las relaciones comerciales entre ambos países y Canadá y que el magnate ha tachado de "peor acuerdo de la historia; su equipo ha dejado caer la idea de imponer un arancel del 20% sobre todos los productos importados de su vecino del sur para costear la construcción del muro con el que quiere separar ambos países y un congresista de su partido, el republicano, ha llegado a proponer un gravamen del 2% sobre todas las remesas que los inmigrantes envían a sus allegados residentes en México, un importante vía de entrada de divisas en la economía del país latinoamericano.

De acuerdo con un comunicado del Banco de México, Jaime Caruana, actual gerente general del BIS, prolongará su estancia en la institución hasta el último día de noviembre. Tras la salida de Carstens, el Gobierno mexicano tendrá que designar –en plena ola de impopularidad– a un sucesor, cuyo nombre deberá ser ratificado por el Senado. Entre sus posibles sucesores han sonado desde el vicegobernador, Alejandro Díaz de León, hasta el secretario de Hacienda José Antonio Meade, pasando por el expresidente Ernesto Zedillo o el jefe del FMI para el Hemisferio Occidental Alejandro Werner. Con la maniobra concretada hoy, el Ejecutivo gana tiempo para la sucesión del jefe del banco central, una decisión de alto voltaje en momentos de turbulencias como los que hoy atraviesa México, y añade certidumbre para los próximos meses.

Más información