Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro del motor pasa por la venta de datos

El 76% de los directivos estima que en 2025 un vehículo conectado generará más ingresos que diez no conectados, según el Informe Global sobre Automoción 2017

Un coche digitalizado y conectado generará más ingresos que diez no conectados a través de la venta de datos en 2025. Eso es lo que cree el 76% de los directivos de la industria del motor encuestados en el Informe Global sobre Automoción 2017 elaborado por KPMG. Además, el 85% considera que las empresas de automóviles ingresarán más con el big data que con la propia venta del coche.

Una conductora de un vehículo conectado a la red. Ampliar foto
Una conductora de un vehículo conectado a la red.

El ecosistema digital del vehículo cambiará, lo que supondrá la llegada de nuevas fuentes de ingresos. "Las bases de datos con la información de donde están y circulan los coches darán nuevos ingresos a las compañías de automoción", asegura Francisco Roger, responsable del sector automoción de KPMG.

Así, el 84% de los directivos de los 1.000 encuestados opina que los datos serán la base del futuro modelo de negocio de la industria del automóvil. Todo ello provocará el interés de nuevos actores. De hecho, el 82% de los directivos piensa que una compañía de Silicon Valley lanzará un coche en los próximos cuatro años. Aunque creen que la fabricación la realizarán en empresas tradicionales del sector.

La aplicación y viabilidad de este nuevo modelo de negocio de la industria del motor dependerán de la disposición a compartir los datos de los consumidores sin recibir un beneficio a cambio. En 2016 solo un 30% lo haría, mientras que en 2017 este porcentaje cae hasta el 20%, según el estudio de KPMG.

La revolución de los vehículos eléctricos

Seis de cada diez directivos creen que los vehículos eléctricos de batería no se asentarán en el mercado. Esto se debe al reto de construir una infraestructura de recarga y por el tiempo que lleva cargar las baterías —entre 25 y 45 minutos—. Aunque esto no significa que el futuro del motor no sea con este tipo de propulsión. De hecho, el 53% de los directivos creen que la primera tecnología de propulsión en desaparecer será el diésel.

Dentro de la tecnología eléctrica, casi ocho de cada diez (concretamente el 78%) representantes del sector consideran que el avance llegará con las pilas de combustibles de hidrógeno (FCEV, por sus siglas en inglés) porque se cargan de forma rápida en gasolineras tradicionales. A pesar de esta confianza que muestran los directivos por este nuevo desarrollo, reconocen que todavía le falta madurez.

Más información