Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajetillas de tabaco de Marlboro, L&M y Chesterfield suben de precio

Philip Morris sigue los pasos de JTI y traslada la subida de impuestos especiales a sus cigarrillos

Cajetilla de tabaco de Marlboro
Cajetilla de tabaco de Marlboro

La tabaquera Philip Morris ha comunicado que a partir de este mismo viernes sus cajetillas de tabaco suben de precio 10 céntimos ya que la compañía traslada a los consumidores la subida de impuestas aprobada por el Gobierno a principios de mes y validada ayer por el Congreso. En concreto, según publica el Boletín Oficial del Estado (BOE), eleva el coste de la marca Marlboro (en las distintas variedades, desde Red o Touch a Menthol), de L&M (también en sus distintas submarcas), Chesterfield (Blue, Red y Rich). También se encarece la picadura de liar (Choice y Verso) y de pipa (Afzal).

La subida supone cambiar los precios vigentes para estas marcas desde enero de 2015. Las cajetillas más populares de Marlboro (Marlboro Red) suben de 4,85 a 4,95 euros. L&M Blue y Red en paquete blando de 20 cigarrillos pasan de 4,20 a 4,30 y en paquete duro, de 4,30 a 4,40. Las submarcas de Chesterfield también suben diez céntimos, y ahora costarán, según la variedad, entre 4,50 y 4,65 euros.

Philip Morris es la segunda tabaquera que eleva precios tras la subida de impuestos. El pasado 9 de diciembre fue Japan Tobacco International (JTI), la propietaria de Camel y Winston, quien encareció algunas de sus marcas y picaduras. En concreto, elevó 20 céntimos el precio de Benson & Hedges Gold, (hasta 5,05 euros), Coronas Black Soft (4,40 euros) y Winston Xstyle Golg y Winston Xstyle Red (4,50 euros). La picadura —de varias marcas como Winston o Amber Leaf— según el tamaño del envase cuesta entre 20 céntimos y 1 euros más.

A la espera del resto de marcas

El Congreso votó ayer la subida de impuestos especiales sobre el tabaco y las bebidas alcohólicas de alta graduación, un alza con la que el Gobierno espera obtener unos 150 millones de euros. Subieron los impuestos para cigarrillos (2,5%) y para picadura de liar (6%) y los impuestos especiales sobre el alcohol y bebidas alcohólicas aumentarán un 5%.

Así el alza de precios fue convalidada ayer, pero en realidad estaba en vigor desde que se anunció en el BOE a principios de diciembre. Las marcas pueden decidir cuándo aplican el cambio de precios (y que parte absorben en sus márgenes y cuál trasladan al cliente) en función de su estrategia.