Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

McDonald’s cambia su sede fiscal a Reino Unido para evitar el control de la Comisión Europea

La multinacional justifica el cambio por la nueva estructura de su negocio global

Logo de McDonald´s  en el exterior de uno de sus restaurantes
Logo de McDonald´s en el exterior de uno de sus restaurantes AP

McDonald´s ajusta su estructura para evitar que la Unión Europea le apriete las tuercas. La cadena de hamburgueserías anunció este jueves que en tres semanas transfiere el domicilio fiscal de sus operaciones internacionales desde Luxemburgo a Reino Unido. La corporación estadounidense es una de las multinacionales que está bajo el escrutinio de la Comisión Europea por sus tácticas para reducir la carga fiscal.

La sociedad va a crear un nuevo holding que recibirá la mayoría de los ingresos que le generan los acuerdos de licencia fuera de Estados Unidos. La cadena asegura que este ajuste estructural responde a que la corporación ya no opera su negocio internacional por segmentos geográficos, sino por grupos de países que tienen necesidades, retos y oportunidades de crecimientos similares.

La cadena de los arcos dorados presentó en mayo del año pasado el plan de transformación, en la que reorganizó el negocio en cuatro bloques. España aparece ahora junto a China, Corea del Sur, Rusia e Italia porque tiene un perfil de la demanda muy similar. El objetivo de esta reorganización es agilizar el proceso de toma de decisiones, para que se ajusten a las tendencias que van surgiendo.

La nueva estructura entró en funcionamiento un año antes de que Reino Unido decidiera por referéndum abandonar la Unión Europea, un proceso que aún se negocia entre Londres y Bruselas. La Comisión Europea, por su parte, está investigando los acuerdos fiscales que las grandes corporaciones tienen con países como Irlanda y Luxemburgo para reducir los impuestos de una manera legal.

El pasado agosto se ordenó a Apple el pago de 13.000 millones de euros en impuestos, porque considera que estos pactos representan una ayuda pública ilegal. McDonald´s, que tras el voto del Brexit reiteró su compromiso por crecer en Reino Unido, pese a la incertidumbre creada, podría verse forzada a pagar 500 millones por sus artimañas fiscales, de acuerdo con las cifras que se manejan en medios comunitarios.

La filial europea de McDonald´s ganó el pasado ejercicio 510 millones de euros, pero el trato preferente que tenían con las autoridades luxemburguesas le permitió pagar menos de cuatro millones en impuestos. La compañía asegura que la tasa impositiva medida que se aplica a su negocio en Europa es del 27%. La Comisión Europea acaba de presentar un proyecto para consolidar el impuesto de sociedades.

El cambio será efectivo a partir del próximo 1 de enero, momento en el que seguirá el régimen que se aplica a las empresas británicas y cerrará la oficina que tiene en Ginebra (Suiza). La maniobra no es nueva, porque son varias las multinacionales que han establecido su residencia fiscal en Reino Unido desde que rebajaron las reglas fiscales para las filiales de compañías extranjeras en 2012.