Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista | Abraham Rosenthal

“La Comunidad de Madrid nos ha animado a seguir adelante con este proyecto”

El vicepresidente del grupo Cordish que prevé invertir 2.200 millones en un centro ocio en Madrid señala que ya tienen "bajo control" 130 hectáreas

El vicepresidente del grupo Cordish, Abraham 'Abe' Rosenthal
El vicepresidente del grupo Cordish, Abraham 'Abe' Rosenthal

Abraham Abe Rosenthal es vicepresidente de The Cordish Companies, la empresa estadounidense que quiere levantar un gran complejo de ocio y hoteles en la localidad madrileña de Torres de la Alameda. Tras la presentación el jueves del proyecto, en el que la firma prevé invertir 2.200 millones y crear 56.000 empleos, Rosenthal responde a las preguntas de EL PAÍS. Sabedor del fracaso de Eurovegas, se muestra confiado en el éxito del proyecto.

Pregunta. ¿Por qué Madrid?

Respuesta. Es muy sencillo: Madrid es una ciudad de clase mundial. Tiene siete millones de habitantes, 11 millones de visitantes y el tipo de proyecto que promovemos depende de que haya mucha gente. Además, estamos cerca del aeropuerto, lo que significa que los ciudadanos de la mayoría de los países de la UE pueden estar en Madrid en dos horas y la ciudad conecta por AVE con la mayoría de la población española.

P. Pero hay otras ciudades así en Europa: Londres, París...

R. En realidad, no, porque la población aquí es mayor que en otros lugares y porque la cultura española es de disfrutar al aire libre y el entretenimiento que promovemos se adapta muy bien a eso. Los turistas vienen a España por el clima, por la comida, por la gente… Creemos que lo que vamos a hacer mejorará Madrid más y vendrán no solo a visitar la parte histórica, también por este entretenimiento.

P. ¿Cree que su modelo triunfará en España?

R. Ofrecemos una variedad de actividades de ocio, no solo restaurantes, también discotecas, instalaciones para niños, para deportes, musicales, circo, juego… Y hemos observado en otros lugares que los españoles se animan a venir un fin de semana, a salir de casa para relajarse. Además, no solo confiamos en los habitantes de Madrid para que el proyecto tenga éxito. Queremos que la gente venga a Madrid porque ya es una ciudad atractiva y esto será una posibilidad de ocio más.

P. ¿Cómo fue su contacto con la Comunidad de Madrid?

R. Hemos celebrado varias reuniones con las autoridades regionales para explicarles el proyecto y estaban muy receptivos. Nos ofrecieron su apoyo si lo necesitábamos, pero no queríamos hacer mucho ruido antes de tener los terrenos y el diseño. Una vez presentado, ya nos dirán qué opinan.

P. ¿Qué tipo de apoyo?

R. El apoyo que queríamos era para el proceso [administrativo] y nos lo describieron. Y dijeron que si les proponíamos algo que les gustase, lo apoyarían. ¿Contesta eso a su pregunta?

P. En realidad, le preguntaba sobre el grado de satisfacción, de entusiasmo, de la Comunidad de Madrid con el proyecto.

R. Mostraron mucho entusiasmo y nos animaron para que siguiésemos adelante.

P. En el caso de Eurovegas, los representantes públicos mostraron explícitamente muchas veces su apoyo al proyecto y aun así no salió.

R. Queríamos que nuestro proyecto saliera adelante y por eso no queríamos hacer mucho ruido. Quisimos ser discretos, asegurarnos los terrenos, tener un proyecto coherente con lo que hacemos habitualmente, pero que además funcionase aquí en Madrid y en España. Y también sabemos que las cosas fueron muy difíciles cuando Eurovegas se retiró. No queríamos que hubiese controversias.

P. ¿La compra del suelo está condicionada a que el proyecto salga adelante?

R. El terreno está completamente bajo nuestro control.

P. ¿Puede ser más explícito?

R. No quiero serlo intencionadamente. El terreno está realmente bajo nuestro control. Puede imaginar que juntar 130 hectáreas es muy difícil. Hubo muchos vendedores, no solo uno. Actualmente son terrenos agrícolas, pero con muy buen acceso por autopista, sin problemas medioambientales y con instalaciones (electricidad, etcétera) adecuadas para el proyecto. Nos gusta mucho el terreno. Y la compra no está condicionada. Si no conseguimos la aprobación final, encontraremos otra cosa que hacer, porque el proceso de juntar todas esas tierras ha creado valor por sí mismo.

P. ¿Lo venderían o pensarían en otro uso?

R. Creo que la pregunta es prematura, porque hemos tenido una respuesta muy buena del Gobierno regional en nuestras reuniones. Les gusta lo que hemos presentado y por tanto, somos cautamente optimistas de que conseguiremos la aprobación y podremos llevar a cabo el proyecto que les hemos mostrado. No tenemos dudas; esto no es solo un sueño, es algo muy real.

P. Una vez construido, ¿de dónde procederán sus ingresos?

R. Somos una empresa privada y somos propietarios de todo. Si queremos introducir socios, serán propietarios de una parte del proyecto. Puede ser un hotel, ser propietario de una parte del hotel o un minorista que sea propietario de la tienda… Aún es un poco pronto para tomar ese tipo de decisiones. Pero los ingresos provendrán de todo, del alquiler de las tiendas, del alquiler de oficinas, de los hoteles, los teatros, del circo, del IMAX… Cada pieza pagará un alquiler.

P. ¿Tienen ya algún acuerdo con alguna cadena de restauración o de tiendas?

R. Aún no tenemos firmado nada, pero nuestra experiencia nos dice que, cuando abrimos alguno de estos centros, no faltan los interesados en formar parte.