Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro en Estados Unidos cae al 4,6%, la tasa más baja en nueve años

La consistencia en el ritmo de contratación da la luz verde a la Reserva Federal para subir tipos de interés

Máquinas de la compañía de equipamiento Caterpillar
Máquinas de la compañía de equipamiento Caterpillar AFP

El mercado laboral en Estados Unidos registró en noviembre 178.000 nuevos ocupados, cerca de la media mensual del empleo creado este año. Es un ritmo que duplica lo que necesita ver la Reserva Federal y que permitió en parte que el paro bajara al 4,6%, un nivel que no se veía desde agosto de 2007. Pero la caída también se explica por una contracción de la población activa. La consistencia del indicador, en cualquier caso, da la luz verde para el alza tipos en menos de dos semanas.

La contratación en noviembre mejor los 142.000 empleos registrados en octubre, que se revisaron a la baja respecto a lo que se anticipó en la primera lectura. El indicador para septiembre, sin embargo, se elevó a 208.000 empleos. La tasa de paro, entre tanto, bajó tres décimas y se coloca al nivel previo a la Gran Recesión, cuando la economía estaba gozaba de una situación de pleno empleo.

El índice de desempleo se estaba moviendo en el entorno del 5% desde el verano de 2015, por lo que esta caída cogió por sorpresa porque se esperaba que se hubiera mantenido estable. La presidenta de la Fed, Janet, Yellen, ya anticipó en su última intervención ante el Congreso que el mercado laboral tenía aún margen para mejorar y afirmó que la economía estaba encarrilada para aguantar el alza de tipos.

La caída del paro, sin embargo, se explica también porque hubo 226.000 personas que se retiraron del mercado laboral. En la actualidad hay 7,4 millones de desempleados en EE UU, una cifra que no ha variado mucho durante el último año. De ese total, una cuarta parte lleva más de seis meses sin trabajar. El índice de participación laboral, que está en el 62,7%, y el empleo a tiempo parcial tampoco se mueven.

Hay un detalle en el que se fijan los economistas para entender la progresión del mercado laboral a partir de ahora y su efecto en la estrategia de la Fed. Se trata del empleo juvenil. Muchos jóvenes optan por seguir estudiando porque no dan con un empleo debidamente remunerado. Se calcula que hay dos millones de personas que podrían volver a buscar un puesto de trabajo de forma activa.

Esa sería una fuente de generación de empleo a partir de ahora. También podrían llegar entre parados de larga duración, otros dos millones, y los adultos que siguen apartados del mercado laboral, medio millón. Si estos tres grupos empiezan participan más en el mercado laboral porque las empresas les ofrecen mejores condiciones, permitiría mantener el ritmo de creación de empleo durante uno o dos años.

Pero esta nueva dinámica podría llevar a la Fed a ir retirando con más rapidez el ponche de los estímulos monetarios, porque se crearía una nueva dinámica que podría elevar los precios. El plan económico de Donald Trump también es inflacionista. Por eso, más que la decisión de subir tipos, lo importante de cara al encuentro del 13 y el 14 estará en saber cómo ve las cosas el banco central para 2017 y 2018.