Netflix se dispara en Bolsa tras superar las previsiones de Wall Street

La plataforma de distribución de contenido audiovisual por Internet sumaba 86,7 millones de usuarios a final de septiembre

Un usuario de Netflix.Foto: cnbc | Vídeo: Elise Amendola

Netflix espantó los fantasmas que desde hace un año persiguen a los inversores, al presentar un incremento en el número de abonados y de los ingresos más robusto de lo esperado por Wall Street, lo que hizo que sus acciones se apreciaran de golpe un 20% al cierre del parqué neoyorquino. La plataforma de distribución de contenido audiovisual cerró el tercer trimestre elevando el beneficio hasta los 51,5 millones de dólares, lo que representa un incremento del 75% en el año.

Más información
De estrella de YouTube a protagonista en Netflix
“Netflix es una gran ayuda para el cine independiente”
Arranca el rodaje de ‘Las chicas del cable’, la primera serie española de Netflix

Los ingresos de la compañía de entretenimiento californiana crecieron un 31%, hasta los 2.290 millones de dólares. De ese total, 1.300 millones corresponden al negocio que genera su servicio streaming en Estados Unidos y 850 millones del internacional. El resto es por el alquiler de películas en soporte DVD. El tercer trimestre coincidió con la celebración de los Juegos Olímpicos.

Los inversores en Wall Street se fijan en dos detalles para entender cómo progresa el negocio. Por un lado, el tamaño de su base de usuarios. La compañía de Los Gatos sumaba a finales de septiembre un total de 86,7 millones de abonados. Es un incremento del 25% respecto a hace un año y supera los 2,3 millones que anticipaba. De ese total, 39,2 millones son en el mercado internacional.

Por otro lado, tratan de evaluar cuánto se gasta en la programación de contenido propio, como las series “House of Cards” y “Narcos”. El coste de producción es cada vez mayor. Además, hay una mayor competencia por hacerse con los derechos exclusivos y la expansión internacional obliga a la plataforma a ofrecer contenido original que se ajuste a los gustos de los espectadores locales.

Los grandes actores de este negocio están destinando así una cantidad enorme de dinero en programas y promoción. Netflix y Amazon invirtieron 7.560 millones en 2015, según IHS Markit. Es el doble de lo que gastaron en 2013. Eso está provocando que el abono a la televisión tradicional se esté reduciendo en EE UU, lo que obliga a mover ficha a Disney, CBS, Comcast o Liberty Media.

Calidad del contenido

Netflix llega, de hecho, a la mitad de los hogares en EE UU con conexión a Internet. Esa penetración hace, sin embargo, que el incremento de abonados sea más complicado y le obliga a invertir en la calidad del contenido, para evitar que los suscriptores emigren a la competencia. Amazon es el competidor clave. Hulu, controlado por las cadenas, cuenta con la ventaja de subir más rápido los programas.

Pese a la rivalidad, Netflix cuenta con la ventaja de haber sido la pionera. Deutsche Bank anticipa que su servicio streaming llegará a los 200 millones de usuarios en diez años, que le generarán 27.000 millones de dólares en ingresos. Eso equivaldría a triplicar su tamaño en 2026, lo que le pondrá a un nivel equivalente al que tiene en la actualidad el conglomerado de entretenimiento Time Warner.

Las acciones de Netflix estaban prácticamente planas que presentó resultados a mediados de julio y arrastraban una caída del 15% en lo que iba de 2016. No es solo la presión de la competencia de Hulu, Amazon y otros servicios de streaming. Las autoridades locales en EE UU estudian imponer un impuesto por el uso de la infraestructura, como el que acaba de adoptar Francia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS