Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI teme una ola de populismo por la debilidad económica global

El freno de Estados Unidos y el efecto de 'Brexit' lastran a las economías desarrolladas

El Fondo Monetario Internacional advirtió este martes en Washington, en el arranque de su reunión anual, de que las dificultades económicas alientan una deriva populista contraria a la inmigración y al comercio internacional —sobre todo en los países ricos— de muy difícil retorno. El crecimiento mundial sigue a media asta ocho años después de Gran Recesión y las clases medias se han empobrecido. El adiós de Reino Unido a la Unión Europea en el referéndum en junio es según un claro aviso de que no hay unión irreversible.

Transeúntes pasan frente a la sede del FMI en Washington.

Las jornadas arrancan con el reciente triunfo del 'no' en el referendo del acuerdo de paz con las FARC en Colombia; el proceso de Brexit empezando a dibujarse y la posibilidad de que un candidato outsider, contrario a los actuales tratados comerciales y muy duro con la inmigración, gobierne Estados Unidos en 2017: Donald Trump. Ninguno de estos tres fenómenos tienen otra cosa en común que el hecho de que ha tomado a las grandes instituciones de todo el mundo con el paso cambiado y destilan rebeldía contra el discurso de las élites.

Hay preocupación en Washington. El informe de previsiones del Fondo ha dado un duro tijeretazo a la primera economía del mundo: calcula un crecimiento del 1,6% para este año en Estados Unidos, seis décimas por debajo de lo que esperaba en julio, y un 2,2% para 2017, tres décimas menos. A Reino Unido ya le aplicó un ajuste por el resultado del referendo en su actualización de julio: esta vez le sube una décima el pronóstico de 2016 (hasta el 1,8%) , pero recorta otra décima a 2017 (1,1%).

El FMI teme una ola de populismo por la debilidad económica global

El PIB mundial avanzará un 3,1% este año, lo mismo que se esperaba en julio, que es una décima menos que el año anterior, ya de por sí débil, si bien países en mala racha como Brasil y Rusia se reactivarán y permitirán mejorar el ritmo hasta el 3,4% en 2017. China, el gigante asiático, también afloja el paso respecto a 2015: avanzará un 6,6% y un 6,2%, según los cálculos del FMI.

Aun así, la languidez de la economía mundial lleva preocupando al Fondo desde hace años. Lo que ha venido después de la Gran Recesión, una reactivación anémica y en alarma permanente por los vaivenes políticos, dura tanto que puede mutar en algo más grave. El Fondo alerta del “fantasma” de que este persistente estancamiento, sobre todo en las economías avanzadas, “pueda alentar más las llamadas populistas para restringir el comercio y la inmigración”.

“El voto del Brexit refleja un resentimiento contra la migración transfronteriza que ha alimentado el nacionalismo en Europa y puesto en tela de juicio la integración europea”, dijo este martes el economista jefe, Maurice Obstfeld. “Tensiones similares afectan al escenario político de Estados Unidos —continuó— donde la retórica anticomercio y antinmigración han sido prominentes desde el principio de la campaña electoral”.

Más allá de Trump

Las alarmas contra una ola proteccionista tienen que ver mucho con Donald Trump –el magnate y candidato republicano a la Casa Blanca-, pero no solo con él. Y no solo con Estados Unidos. Tanto en la primera potencia económica como en Europa han aumentado las voces políticas y sociales contrarias al futuro tratado de comercio trasatlántico (TTIP, en sus siglas en inglés), cuya negociación ha entrado en vía muerta. Y el Acuerdo Pacífico que firmó Barack Obama (el TPP) está en tela de juicio en la campaña presidencial estadounidense: Trump lo ha amenazado y la demócrata Hillary Clinton también cree que debe cambiarse.

“Retrasar el reloj en cuanto a comercio solo puede agravar y prolongar el abatimiento de la economía”, señaló Obstfeld este martes. Pero la globalización ha favorecido la deslocalización industrial a países con mano de obra más barata y la clase media de las economías avanzadas (y, por tanto, más caras) ha sufrido la destrucción de ese otrora bien pagado empleo.

China, el gigante asiático, también afloja el paso respecto a 2015: avanzará un 6,6% y un 6,2%, según el FMI.

Por eso el Fondo ha dado un giro y llama ahora también a combatir la desigualdad y, en países como Estados Unidos, a subir el salario mínimo. Porque los bajos sueldos también frenan el crecimiento de una economía tan basada en el consumo.

Ralentización en la eurozona

La zona euro crecerá un 1,7% este año y un 1,5% el próximo (una décima más de lo que esperaba en julio en ambos casos), frente al 2% de 2015, así que el Fondo cree que el Banco Central Europeo debe mantener sus fuertes estímulos monetarios, e incluso debe pensar en reforzarlos si las cosas no mejoran. Y Japón, la tercera potencial mundial, tan solo avanzará medio punto este 2016 y un 0,6% en 2017.

Las verdaderas consecuencias del Brexit, con todo, estás por llegar. Tal y como advirtió Obstfeld, "la incertidumbre hará mella en la confianza de los inversores". Este martes, la libre se desplomó.

Las economías emergentes han dado una pequeña buena noticia, porque su crecimiento se acelera por primera vez en seis años, hasta el 4,2% este año y el 4,6% el siguiente. Aunque no basta.

El Fondo llevaba años esperando que el tirón de los emergentes compensase una relajación estructural del ritmo de expansión de economías más maduras, pero esto no ha ocurrido. No es tan solo un problema de que la salida de la gran crisis de 2008 resulte frágil, sino que la capacidad del mundo para crecer haber encogido. Si comparamos con los promedios del periodo 1998-2007, se espera que el crecimiento potencial de largo plazo (lo que una economía puede dar de sí si se ponen todos sus recursos en marcha) resulte más bajo en todas las regiones, sin excepción.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información