Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México avanza en el índice de competitividad del Foro Económico Mundial

Los analistas del WEF apuntan que el aumento de la competencia convierten al país en un buen lugar para hacer negocios

El Paseo de la reforma es el corazón económico de México.
El Paseo de la reforma es el corazón económico de México.

Las condiciones para hacer negocios en México han mejorado en el último año, según el Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). Los principales avances, señala el informe de la organización, están en una mayor competencia en el mercado de bienes, una flexibilización del mercado laboral y mercados financieros más asequibles. En el ranking de 138 países evaluados, México ocupa el lugar 51 y ha subido seis posiciones desde el año pasado.

El WEF reconoce que las reformas de competencia, aprobadas en 2013, están comenzado a cambiar la forma en la que México hace negocios interna e internacionalmente. El Gobierno mexicano ha creado en los últimos años instituciones que regulen la competencia en algunos sectores como las telecomunicaciones y la industria. Al incrementar la competencia, el Estado ha conseguido que el precio de algunos servicios bajen en el mercado. De todos los indicadores que la organización mide, la competencia fue el mejor valorado para México, sin embargo, los analistas reconoces que existen variables como la corrupción, el crimen y la ineficiencia gubernamental que menguan el desempeño de la Economía mexicana.

“La Economía mexicana ha sido golpeada por la caída de los precios del petróleo, el débil comercio mundial y la caída generalizada de la industria. Sin embargo, todavía es una de las economías más competitivas de la región”, señala el informe del WEF. El crecimiento económico de México se ha mantenido en los últimos cuatro años por debajo del 3%, principalmente por la crisis mundial del crudo, que ha golpeado la finanzas locales incluso cuando el Gobierno mexicano liberó la industria a través de la reforma energética en 2013.

En América Latina, México ocupa el tercer puesto, después de Chile y Panamá, y mantiene un buen promedio en casi todos los indicadores medidos en la región. El punto más débil, sugiere la investigación, es la competitividad de sus instituciones, principalmente públicas, para impulsar el desarrollo de los negocios. También añade que la educación se ha quedado estancada, a pesar de que la Administración del presidente Enrique Peña Nieto también ha impulsado reformas en este aspecto.

El WEF publica cada año su Índice Global de Competitividad, en el que evalúa las condiciones económicas para el desarrollo de 138 países. Este año, la organización ha concluido que existe un retroceso mundial en la apertura para la competencia mundial y ha situado a la cabeza del ranking a Suiza, Singapur y Estados Unidos.